¿Hay que llevar casco si voy en patinete eléctrico?

Movilidad. Hasta 790 jóvenes de siete escuelas e institutos de la ciudad participaran en sesiones prácticas de educación vial con este vehículo

Salvat Jordina

Whatsapp
Un agente de la Guàrdia Urbana revisa la circulación de los alumnos en patinete eléctrico en el circuito simulado del Parc de Trànsit de Reus.  FOTO: FABIÁN ACIDRES

Un agente de la Guàrdia Urbana revisa la circulación de los alumnos en patinete eléctrico en el circuito simulado del Parc de Trànsit de Reus. FOTO: FABIÁN ACIDRES

¿A qué velocidad máxima se puede circular en patinete eléctrico?¿Es obligatorio ponerse el casco?¿Por dónde está permitido la circulación de este vehículo de movilidad personal? Cada vez más jóvenes son capaces de resolver estas preguntas gracias al programa de educación viaria que lleva a cabo la Guàrdia Urbana de Reus. Ayer fue el turno de alumnos de la Escola Presentació, pero antes de que acabe el curso unos 790 adolescentes de entre 15 y 17 años de siete centros educativos de la ciudad adquirido estos conocimientos.

La importancia de estas sesiones se entiende por la popularidad de los patinetes eléctricos en todas las ciudades, pero también por esta cifra: en tan solo dos meses, la policía local ha levantado 161 actas a conductores de este vehículo. ¿Las más comunes? Sanciones por circular más de una persona a la vez en este transporte unipersonal; por ir por la acera y no por las vías correspondientes –carriles bici o zonas de velocidad máxima a 30km/h– o por conducir llevando los auriculares puestos (algo que puede conllevar una multa de hasta 200€).

La aparición del patinete eléctrico ha supuesto, desde un primer momento, debates entre la convivencia con los peatones o el turismo en la ciudad, con pequeños atropellos u accidentes como protagonistas. Por ello, desde la concejalía de Seguretat se quiso poner remedio de por medio e introdujeron una parte teórica específica sobre estos vehículos en las charlas sobre educación viaria que hace la Guàrdia Urbana en los centros educativos y, con la voluntad de dar un paso más, adquirieron cuatro patinetes eléctricos para introducirlos al programa práctico y aprender, en vivo, como circular correctamente.

Alex es el primero de los alumnos en salir a hacer el circuito. Allí debe poner en práctica toda la teoría aprendida anteriormente. Junto a tres compañeros, se desplaza por el Parc de Trànsit, dónde la calle Civisme o de la Convivència son el objetivo al que llegar sin causar ninguna infracción. Como sus otros compañeros, su principal olvido es el de indicar bien hacia dónde va. Lo que en coche sería poner los intermitentes. «Hay que hacerlos como en la bicicleta» señala el caporal de la Guàrdia Urbana, Pedro del Toro, que se encarga de indicar a los jóvenes las distintas infracciones que cometen. «Los chicos salen muy contentos de las clases prácticas», valora el agente. Lo que más les preocupa, explica, es conocer si hay que ponerse el casco: «no es obligatorio, pero sí muy recomendado, como el hecho de asegurarse». Lo demás, es seguir la normativa que se aplica a cualquier vehículo «y ser consiente que no se puede circular fuera de la ciudad».

«Es el programa idóneo, dado que ofrece una forma específica», señala la concejal de Seguretat, Dolors Vázquez, quien considera que «el patinete eléctrico es el futuro, por su carácter sostenible y unipersonal, por lo que nos toca enseñar que su uso sea seguro».

A raíz de los distintos accidentes y actas levantadas a los conductores de este transporte, tanto Vázquez como Del Toro coinciden en que, estas clases prácticas y teóricas, podrían aplicarse a los adultos. «Intentaremos ampliarlo a este público», aseguró la concejal de Seguretat.

Temas

Comentarios

Lea También