Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Héroes de barrio

El presidente de la AVV 1er. de Maig, en Mas Pellicer, Eduardo Navas, simboliza la figura del líder vecinal que lucha por ayudar a mejorar su barrio, aún a costa de recibir amenazas

Joan Morales

Whatsapp
Eduardo Navas, presidente de la Associació de Veïns 1er. de Maig. Foto: A.González/DT

Eduardo Navas, presidente de la Associació de Veïns 1er. de Maig. Foto: A.González/DT

D ebo admitir, de antemano, que a la hora de escribir este artículo me va a costar ser objetivo. Los que somos de barrio (hemos nacido y nos hemos criado alejados del confort del centro de las grandes ciudades) sabemos lo mucho que cuesta conseguir según qué si eres de extrarradio. En Reus, el movimiento vecinal siempre ha tenido una gran fuerza, especialmente durante los años de la transición y la década de los 80, y todavía hoy hay personas que, de manera desinteresada, se ponen al frente de una asociación de vecinos para intentar defender los intereses de su barrio o comunidad.

Nombrarlos a todos sería complicado, pero estos días me ha llamado especialmente la atención la figura de Eduardo Navas, presidente de la Associació de Veïns 1er. de Maig, en la zona de Mas Pellicer y Sant Josep Obrer. El pasado 9 de septiembre, vecinos del barrio se concentraban para pedir soluciones ante el problema de inseguridad ciudadana que vive la zona, una concentración que también sirvió para mostrar su apoyo y afecto hacia Navas. El presidente vecinal, que nunca ha tenido pelos en la lengua para enfrentarse abiertamente a aquellos que intentan quebrantar la buena convivencia en el barrio, sufrió hace unas semanas una agresión, al ver cómo le quemaban su coche.

Eduardo Navas, lejos de amedrentarse, ya ha advertido a estos cobardes que seguirá defendiendo su casa y su barrio. Hace años que lo hace y no va a dejar de hacerlo. Dice estar harto de que se orinen en sus portales, que agredan a sus vecinos o que sus hijos y nietos vean circular droga por el barrio.

Sorprende la gran capacidad de sacrificio que Navas ofrece a su barrio

Una de las cosas que más me llamó la antención cuando conocí a Eduardo Navas fue la enorme capacidad de trabajo y sacrificio que dedica a su barrio. He tenido la oportunidad de desplazarme hasta Mas Pellicer y Sant Josep Obrer para, acompañado de Navas, realizar algún reportaje sobre esta zona de la ciudad. Eduardo es una persona muy querida en el barrio, que vive con pasión cada una de las cosas que hace por su comunidad.

Los vecinos de Mas Pellicer hace tiempo que participan de forma activa en las reformas del barrio, gracias a una máxima que  aplica Eduardo Navas y que vendría a decir que «si las administraciones no hacen nada por el barrio, remángate y hazlo tú». Esto es lo que hace tiempo que se lleva a la práctica desde la Associació de Veïns 1er. de Maig. Hace unos cuatro años, y viendo como el barrio estaba en un estado de degradación bastante importante, Eduardo pasó a la acción para intentar dignificar la imagen de Mas Pellicer.

Para conseguilo, Navas tenía muy claro que necesitaba, no sólo la implicación de los propios vecinos, sino también la colaboración de las administraciones. A partir de aquí, en el barrio se han llevado acciones como la construcción de un paso para conectar la zona con el Hospital Sant Joan, el arreglo de jardineras o pintar fachadas.

Para conseguirlo ha bastado con echarle imaginación. Las Brigadas Municipales y Habitatge proporcionaban material, mientras que la asocación de vecinos y la Fiscalía -a través del servicio de Trabajos para la Comunidad- ponía la mano de obra. Los resultados saltan a la vista y el barrio ha experimentado en los últimos años una mejoría que los vecinos han logrado con sus propias manos y el liderazgo indiscutible de Eduardo Navas.

El lider vecinal piensa seguir al frente de su lucha, respaldado por los vecinos. Así, que de poco servirá que le quemen el coche o le amenacen. Al final, las buenas acciones siempre se acabarán imponiendo.

Comentarios

Lea También