Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hospital de Reus: rechazan el plan de ajuste y despiden al director general

El consejo de administración, por unanimidad, comunica a Jordi Colomer 'su pérdida de confianza' y le pide que deje el cargo

Francesc Gras

Whatsapp
Los trabajadores del hospital han recibido con una atronadora pitada a los consejeros antes de la celebración de la reunión. Foto: Alba Mariné

Los trabajadores del hospital han recibido con una atronadora pitada a los consejeros antes de la celebración de la reunión. Foto: Alba Mariné

El Hospital Sant Joan vivió ayer una de las jornadas más tensas que se recuerdan y que finalizó con el despido del director general de Sagessa, Jordi Colomer, por decisión unánime de los miembros que forman el consejo de administración del centro. En un breve pero conciso comunicado, los consejeros señalaban «la pérdida de confianza» en el director general y le emplazaban a dejar el cargo. La destitución de Colomer al frente de la gestión de Sagessa se empezó a fraguar en el transcurso del consejo de administración que tenía que marcar las líneas maestras para paliar el déficit de tres millones de euros que arrastra el centro hospitalario. Tras cuatro horas de reunión y de un intenso debate, los consejeros rechazaron la mayoría de las medidas de equilibrio planteadas por la dirección.

Según pudo saber el Diari, no gustó en absoluto que las principales propuestas pasaran por recortar el personal y los servicios. Entre ellas, por ejemplo, se contemplaba prescindir de los trabajadores con contratos inferiores a los seis meses, reducir el número de camas operativas en el hospital o las guardias de los médicos.

Pero no fue hasta terminado el consejo de administración que los consejeros (todos de partidos políticos con representación municipal) tomaron la decisión. Para ello, y en un gesto premonitorio de lo que iba a suceder, se reunieron de nuevo un par de horas más pero ya sin la presencia de Colomer. Durante su celebración fue cuando se puso sobre la mesa su continuidad al frente de la gestión del hospital y de Sagessa.

La decisión adoptada ayer, a pesar de ser categórica, no supuso ninguna sorpresa. De hecho, ya hacía algún tiempo que existían discrepancias en relación a la gestión que el director general y su equipo estaban llevando a cabo. En este sentido, la problemática sobre el pago de las retribuciones variables por objetivos a la plantilla del hospital habría sido la gota que ha colmado el vaso.

Los prolegómenos al consejo de administración también fueron movidos. Más de 200 trabajadores del centro hospitalario recibieron a los consejeros a las puertas del despacho donde se celebraba la reunión con una atronadora pitada y con numerosas pancartas de protesta. Los ánimos todavía se calentaron más tras el inicio de la sesión. Fue entonces cuando los manifestantes empezaron con los cánticos, algunos de ellos centrados en la figura del director general como ‘Colomer a la calle’ o otros como ‘Nosotros no robamos, nosotros trabajamos’. Además, un grupo de concentrados también aporreó insistentemente las vidrieras de la sala de reunión obligando, incluso, a que la presidenta del consejo de administración, Noemí Llauradó, saliera de la reunión para pedir un poco de calma. Un requerimiento que fue recibido con una nueva pitada.

Las muestras de protesta se alargaron durante una media hora, aproximadamente, y estuvieron seguidas por una improvisada asamblea en la rambla del hospital. Ya por la tarde, desde el comité de empresa reiteraban su malestar porque desde el Hospital Sant Joan no se les había comunicado el resultado del consejo de administración. Está previsto que el lunes por la mañana la presidenta del consejo de administración del hospital se reúna con los representantes de los trabajadores.

PSC y los recortes

Desde el PSC aseguraban ayer que su rechazo al plan de ajuste respondía a su negativa a que sus principales medidas «impacten directamente sobre los trabajadores del hospital», afirmaba la consejera socialista Sandra Guaita. Ella misma reconoció que otras propuestas, como el cierre de camas o del acelerador lineal ya no se llegaron ni a votar.

Por otra parte, el portavoz de C’s, Juan Carlos Sánchez, argumentó que su partido había rechazado el plan de equilibrio porque «agrava los problemas del centro» y alertaba que su situación es límite.

 

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También