Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Comercio

In·usual se suma al carrusel de cierres en el Raval de Jesús de Reus

En esta céntrica calle hay actualmente siete establecimientos con las persianas bajadas

Joan Morales

Whatsapp
La persiana de In·usual lleva más de una semana bajada. Foto: Alfredo González

La persiana de In·usual lleva más de una semana bajada. Foto: Alfredo González

Han pasado dos años justos desde que Zara decidió cerrar su histórica tienda del Raval de Jesús de Reus, para trasladarse a La Fira Centre Comercial, y la actividad comercial de esta céntrica arteria de Reus sigue resintiéndose a día de hoy. La rotación comercial de esta calle es altísima, especialmente desde que la firma del grupo Inditex apostó por concentrar su oferta en La Fira. Desde ese día, el cierre, apertura y posterior cierre otra vez de negocios es constante. El último ejemplo está en In·usual, la franquicia de ropa ‘low cost’ que hace ahora un año abrió su negocio, precisamente en el edificio de Zara, por cierto, propiedad de Inditex.

La llegada de esta tienda de ropa se vio con muy buenos ojos por parte del comercio de la zona, ya que podía servir para ayudar a revitalizar la actividad. Un año después, las perspectivas no se han cumplido e In·usual también  ha optado por bajar la persiana. El Diari ha intentado, sin éxito, contactar con el reusense Joan Escudé, propietario de la cadena y que hace un año ponía en marcha el negocio con muchas expectativas e ilusión, para conocer de primera mano los motivos que le han llevado al cierre de la tienda.

Pero, a día de hoy, el local que ocupaba In·usual no es el único que está cerrado en el Raval de Jesús, entre la plaza de Prim y el Portal de Jesús. Hasta siete comercios tienen sus persianas bajadas y puede verse el cartel de ‘Se alquila’, con el correspondiente número de teléfono de alguna de las inmobiliarias encargadas de la gestión de su alquiler.

Un problema extendido

Desde la Unió de Botiguers de Reus, su presidente, Àlfred Pitarch, reconoce al Diari que «cuando estaba abierto Zara había una serie de comercios que permanecían a su alrededor que funcionaban y que ahora no. Es obvio que hay mucha rotación y que Zara ejercía de polo de atracción, algo que no ocurre desde que se fue».

No obstante, Pitarch advierte que este problema no es exclusivo del Raval de Jesús y la rotación de comercios la extiende a otras calles del centro. «Bien, bien, se puede decir que solamente les va a los comercios de las calles Llovera y Monterols. En el resto –Raval de Jesús, de Martí Folguera e incluso de la plaza del Mercadal– la rotación es muy grande. Piensa que actualmente, en un lugar tan céntrico como es la plaza del Mercadal, hay cuatro locales que se alquilan», explica el presidente de la Unió de Botiguers.

Image de uno de los siete comercios que hay cerrados en el Raval de Jesús. Foto: Alfredo González

Los motivos de esta crisis comercial pueden ser múltiples, pero Àlfred Pitarch tiene muy claro que uno de los principales es que «el comercio se resiente de la crisis de consumo que hay. La sociedad no consume tanto como antes y los que nos dedicamos a esto lo notamos. La gente sigue viniendo a Reus porque es una ciudad con mucho atractivo, pero hemos constatado que consume mucho menos que antes. La verdad es que el tema es preocupante».

¿Y qué pueden hacer los comerciantes para revertir esta situación y que sus negocios vuelvan a llenarse de clientes y no se vean obligados a cerrar sus puertas? Los milagros no existen, pero el presidente de la Unió de Botiguers apuesta por «seguir trabajando para hacer mucha promoción de nuestra ciudad y que la gente siga viniendo a visitarnos. Después habrá que esperar a que la coyuntura económica mejore y la gente consuma más».

Temas

Comentarios

Lea También