Jaume Batista: «La ruta surgió para ayudar a la restauración»

El coordinador de la Ganxet Pintxo repasa los inicios de la ruta de tapas, en qué contexto surgió y cómo ha evolucionado

CRISTINA VALLS

Whatsapp
Jaume Batista es el coordinador de la Ganxet Pintxo. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Jaume Batista es el coordinador de la Ganxet Pintxo. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El coordinador de la Ganxet Pintxo y vicepresidente de la Cambra de Comerç de Reus, Jaume Batista, contextualiza los inicios de la ruta de tapas con motivo de su décimo aniversario. Por otro lado, la Ganxet Pintxo de este otoño se llevará a cabo del 4 al 14 de noviembre, con 32 establecimientos participantes.

¿Qué recuerdo tiene de la primera edición?

Surgió en un contexto de crisis económica. La primera edición, como la actual, fue en otoño. La Cambra decidió crearla con el fin de ayudar a las empresas del sector de la restauración, para dinamizar su actividad y, especialmente, con dos ediciones anuales en temporadas clave: otoño y primavera.

¿Fue complejo conseguir que los establecimientos se sumaran al principio?

Todo lo contrario. Se implicaron con muchas ganas. Hemos llegado a acoger a más de 60 negocios, lo que doblaba el trabajo de organización. En consecuencia, decidimos limitarlo a los 30/35 locales. Incluso hemos acabado teniendo lista de espera.

¿Cómo han evolucionado las rutas con el paso de los años?

En las primeras ediciones, hasta los comercios participaban en la promoción de la ruta. Las calles del centro, los primeros años, fueron decoradas con moqueta. La ruta se concibió como un evento de ciudad, que llamaría la atención de reusenses y visitantes.

Cuando miran atrás, ¿qué recuerdan?

Mucho esfuerzo y dedicación. Hay mucho trabajo que no se ve. Cuando cerramos una edición, empezamos la organización de la siguiente. Lo que hemos acabado priorizando a la hora de organizar las rutas es pensar qué podemos hacer para innovar. Así que, una vez consolidada la ruta, hemos ido vinculado el evento a otras iniciativas, entidades y personas conocidas en el ámbito local. Hemos colaborado con el Banc de Sang y la DOP Siurana; hasta lo hemos hecho coincidir con una jornada de donación de sangre. La imagen y la guía son, también, muy importantes; han ganado en calidad con el tiempo. El equipo de la Cambra se esfuerza mucho en ello.

¿Cuándo diría que aparecieron los primeros cambios que han hecho lo que hoy conocemos como Ganxet Pintxo?

La Ganxet Pintxo empezó siendo bastante amateur. Con el patrocinio de Estrella Damm el asunto cambió. El principal cambio lo podríamos situar entre la octava y la novena edición, cuando incluimos a profesionales de la cocina y de renombre en la preparación de la ruta. Ellos trabajaban de forma interna la validación de las tapas, con el objetivo de mejorar su calidad; este conocimiento se hace extensible a los participantes de forma didáctica. Los establecimientos envían la información sobre su elaboración culinaria e ingredientes. Luego, se hacen los cambios pertinentes, si los hay. Esta mejora en la elaboración de las tapas cambió el precio: pasó de 2,50€ (pincho y cerveza) a 3,50€.

¿Cuál es la clave para mantener una buena participación?

Nuestra fórmula ha demostrado estar más viva que nunca y eso nos permite que el volumen de participantes se mantenga. La iniciativa permite conocer sitios a los que, tal vez, nunca has entrado. La Ganxet Pintxo está consolidada y hace una promoción muy importante a los establecimientos nuevos que han abierto en la ciudad.

Dejando a un lado las ediciones que no celebramos por la pandemia, siempre hemos dividido la ciudad por zonas, diversificando la oferta. La opinión de la ciudadanía es también muy importante, pues participa en la votación de la que consideran la mejor tapa.

Temas

Comentarios

Lea También