Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jaume Blanc: «El mar se ha convertido en un cementerio»

Entrevista. El reusense vuelve a Latinoamérica para dar forma a ‘Vivir la vida con la Bohemia’, disco donde la migración está muy presente y en el que colaboran Aurora Beltrán, Kutxi Romero o Fernando Madina

Javier Díaz

Whatsapp
Jaume Blanc, El Toubab, ha realizado una travesía inspiradora por Perú, Ecuador y Colombia. FOTO: AGNÈS OLIVÉ

Jaume Blanc, El Toubab, ha realizado una travesía inspiradora por Perú, Ecuador y Colombia. FOTO: AGNÈS OLIVÉ

Jaume Blanc (Reus, 1974), más conocido como El Toubab, volvió a hacer los bártulos y se lanzó a la carretera con su rock trotamundos para recorrer en autobús la vía Panamericana, columna de asfalto que enlaza las realidades de Perú, Ecuador y Colombia. Una travesía por las calles, carreteras, escuelas, penales y cantinas de Latinoamérica. Aquella vivencia se plasma en su nuevo álbum, Vivir la vida con la Bohemia, una revisión de su anterior trabajo, Vivir la vida, en la que colaboran Juantxo Skalari, Sergio Velandia (En Vela), Fernando Madina (Reincidentes), Jaime Asúa, Xavi Ciurans (Gertrudis), José Arbulú (Cementerio Club), María Camargo (Real de Catorce), Mai Medina (Ciclonautas), Kutxi Romero (Marea) o Aurora Beltrán.

¿Cómo fue su viaje en autobús por la vía Panamericana?

Cada viaje es una experiencia distinta. En este caso fue una aventura compartida con gente muy humilde, revuelto entre diversos personajes de diferentes nacionalidades con un factor en común: la migración. Un viaje inseguro, de dormir poco y mal, en el que nunca faltó el buen humor y el rock and roll, algo que aunque parezca fácil no lo es.

¿Qué vivió?

Lo mejor fue la hermandad entre los pasajeros, cantarle a la vida y darnos alegría mutuamente durante la ruta. Y lo peor, no saber si llegarías a tu destino por miedo a ser asaltados por los habituales bandidos, paramilitares o narcos.

¿Le asaltaron?

No, pero hay zonas de riesgo en Colombia donde a menudo suceden ese tipo de asaltos. Ahí se mueve mucha cocaína y hay mucho contrabando. Y encima se mezcla el tema político con los paramilitares. Hay que ser prudente y andar sin dar papaya (expresión colombiana que significa exponerse).

De ese viaje salieron las canciones de ‘Vivir la vida’. ¿Todas las letras son vivencias personales?

Son relatos en primera persona. En mis canciones no hay ficción, todo está vivido a flor de piel. Algunas vivencias son mías y otras de personajes con los que me he cruzado y me han servido de inspiración.

Su hermano Dídac le echó un cable a la hora de componer. ¿Cómo fue el proceso?

Muy difícil, discutimos mucho, pero teníamos el objetivo claro: lo importante es la canción, no el autor. Eso nos apartó de los egos y nos hizo trabajar en la misma dirección con el debido respeto.

La migración está presente en sus temas. ¿Qué opina de lo que está sucediendo en las fronteras por tierra y mar?

La migración ha existido y existirá siempre. Son miles los que ponen su vida en riesgo por un futuro mejor, porque no tienen nada que perder y no le temen ni a la mismísima muerte. A mí me duele el alma ver que el mar se ha convertido en un cementerio y nosotros nos bañamos en él como si no fueran nuestros muertos.

¿Por qué ha decidido volver a grabar el disco incluyendo colaboraciones?

Cada vez que me formulan esta pregunta respondo lo mismo: porque creo que Vivir la vida es mi mejor álbum hasta la fecha. Me apetecía compartirlo con artistas a los que admiro y he tenido la suerte de conocer y entablar una amistad.

La ristra de colaboradores es muy diversa, tanto de procedencia como de estilos.

Hice una larga lista entre artistas nacionales y latinoamericanos, buscando el equilibrio entre ambos, y antepuse las ganas de participar, que les apeteciera hacerlo. Huí de la típica operación de marketing y busqué entre ellos la sinceridad.

El disco se titula ‘Vivir la vida con la Bohemia’. ¿Es cierto entonces que los músicos son unos bohemios?

Lo titulé así porque me identifico con ese movimiento cultural que vive libre de ataduras, aunque es cierto que no todos los músicos buscan los placeres mundanos ni sobreviven de su arte.

Temas

Comentarios

Lea También