Más de Reus

José Antonio Castellano (Bar-Restaurant Stick): 'Es difícil atraer a la gente'

Este negocio del barrio Juroca lleva 27 años de historia y suma adeptos de fuera del barrio por sus mariscadas, mejillones y caracoles 'a la llauna'

Cristina Valls

Whatsapp
Castellano en su negocio. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.

Castellano en su negocio. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.

Darlo todo y de la mejor manera. Este es el mantra con el que se levanta cada mañana José Antonio Castellano a atender a sus clientes en el Bar-Restaurante Stick. Lo lleva junto a su mujer ya hace veintisiete años y dicen estar de lo más contentos. «Lo difícil es atraer a la gente de Reus a este punto de la ciudad en concreto, pero a la vez lo más curioso es que mantenemos a la misma gente desde hace 20 años. Además, la mayoría de veces son de fuera del barrio o de pueblos de alrededor», comenta el dueño del negocio. Son como un imán para los de fuera. Tienen la suerte de llenar el comedor todos los días y han vivido momentos de lo más dorados. «Y tengo como testigos una gran cantidad de artículos que nos han dedicado, de los que ya he perdido la cuenta, y también reunimos muy buena puntuación de Trip Advisor hace unos años», se enorgullece Castellano.

La variedad de sus clientes es también digna de destacar. Recibe la visita de comensales que se dedican a la medicina, a la abogacía... Y la lista seguiría. Después de todos estos años, el protagonista de nuestra historia se queda con la «satisfacción de nuestros clientes. Ver que cada verano las terrazas rebosan de gente es para mí todo un logro. ¡Qué suerte tengo!».

Y es que la carta atrae a los enamorados de los caracoles ‘a la llauna’, los apasionados por los chuletones de carne y las mariscadas. A pesar del éxito de estas delicias, el plato fuerte que «nos ha construido un nombre», e incluso un sello, han sido los mejillones. «Es lo más sencillo, pero es el que más no encargan. Podríamos decir que los mejillones son el preparado que nos ha hecho famosos», especifica.


La cita anual
De hecho, la cita anual de la mejillonada popular que organiza el negocio, con una trayectoria consolidada que «roza los 15 o 20 años», se ha convertido en toda una tradición. «Surgió a partir de una conversación entre cuatro amigos y, después de tanta broma, lo hicimos. Siempre lo realizamos el día antes de que los niños empiecen el colegio. Sobre el 15 de septiembre, generalmente», detalla. Un evento que ha ido evolucionando, pues ahora no sólo se centra en los mejillones, sino que también incluye jamón, entre otras tapas para picar. «Incluso sin anunciarlo, la gente ya se presenta», ríe Castellano. Un encuentro que supera holgadamente, según dice el propietario del negocio, «las 400 personas».

José Antonio Castellano tiene una vasta experiencia en el sector de la restauración. Hace muchos años se había movido por bares y restaurantes de Salou y eso le ha servido según dice para ir innovando en el negocio. «Hay que ir cuidando el negocio. Ahora estamos modernizando el restaurante. Queremos cambiar un poco la imagen estética», detalla señalando algunos cambios recientes.

«Mis hijos no sé si cogerán el relevo, aunque me gustaría. Pero me queda aún mucha guerra para dar», resuelve José Antonio Castellano.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También