Jóvenes que empiezan a 'tocar' el mercado laboral

La Fira de l’Ocupació Juvenil, organizada por la Cambra de Comerç, ofreció un punto de encuentro entre jóvenes y sectores

Diari de Tarragona

Whatsapp
La Fira de l'Ocupació se desarrolló ayer. ALBA MARINÉ

La Fira de l'Ocupació se desarrolló ayer. ALBA MARINÉ

Fernando tiene 21 años, estudió el ciclo formativo de grado superior de Administració de Sistemes Informàtics en Xarxa y ahora quiere seguir formándose. «Pero la universidad es muy cara y quiero encontrar empleo, ya sea de informática o de cualquier otra cosa, para poder ahorrar y pagarme los estudios», explicaba ayer por la mañana desde la Fira de l’Ocupació Juvenil, en el espacio de la Llotja. Se trataba de la cuarta edición del evento, organizado por la Cambra de Comerç de Reus. Un espacio que, esta vez, recuperaba la presencialidad, y que actúa como punto de encuentro entre jóvenes que buscan empleo y empresas, gremios, entidades y federaciones.

«Estoy recogiendo los currículums de los interesados y, posteriormente, los trasladaré a la junta del Gremi de Forners Reus i Baix Camp para que los asociados miren qué perfiles les pueden interesar», comentaba Elena, de comunicación del gremio.  Según explicaba, la búsqueda se centraba, por un lado, en personas con experiencia o con estudios relacionados, pero también «gente que tenga un grado medio con inquietud por aprender el oficio».

En la feria eran presentes varios gremios (Construcció, Fusters y Forners), entidades comerciales (Unió de Botiguers de Reus) y la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme, con el objetivo de ofrecer un amplio abanico. Pero también estuvieron Adecco, Bauhaus, Borges, Càmping Joan, Carrefour, Forn i pastisseria Sant Salvador, Forn Sistaré y ADN Sistaré, GCTplus, Inserta, Liasa y Cinpasa, Ramon Bergadà y el SOC.

En el caso de Inserta, la entidad de la Fundación ONCE especializada en la prestación de servicios de intermediación laboral, captación y desarrollo de talento, Cristina, técnica consultora, explicaba que la feria estaba sirviendo para recoger datos de nuevos usuarios, para poder inscribirlos a la bolsa de trabajo, y también para actualizar datos de los ya inscritos. «A partir de las capacidades de cada persona, buscamos el empleo que más puede adecuarse», contaba Cristina, que recordaba que los dos requisitos esenciales eran: tener una discapacidad de al menos el 30% y estar en el paro.

A lo largo de las cinco horas que duró la feria (de 09 a 14 h) unas 600 personas pasaron por la feria. Entre ellos, David, de 29 años. Está pendiente de un posible empleo, «pero quería venir para ver un poco el panorama. Tampoco quiero cerrarme puertas», detallaba. También había personas del programa MAIS, procedentes de la Renda Garantida. Alba, orientadora, explicaba que, a pesar de no ser jóvenes, habían propuesto a los usuarios acercarse a la feria. «El encuentro cara a cara facilita muchísimo las cosas. Abre más oportunidades», subrayaba.

Además de este espacio de encuentro, durante la mañana también se organizaron talleres sobre habilidades comunicativas para una entrevista o sobre fracaso y motivación.

Temas

  • ocupación
  • ferias
  • juventud

Comentarios

Lea También