Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jóvenes reusenses dedican el verano a formarse para encontrar empleo

Amplían sus conocimientos con el objetivo de completar el perfil profesional y destacar en el mercado laboral

Cristina Valls

Whatsapp
María Ramírez (18 años) cree que actualmente, en lo que se refiere a la búsqueda de empleo, impera el ámbito digital. Foto: Cedida.

María Ramírez (18 años) cree que actualmente, en lo que se refiere a la búsqueda de empleo, impera el ámbito digital. Foto: Cedida.

La temporada de verano ya ha llegado a su fin, pero las vacaciones han recordado a todo joven reusense que debe moverse y hacer algo por labrarse un futuro prometedor. Idiomas, cursos adicionales, especialidades... Todos los ingredientes son bienvenidos para nutrir un buen currículum. Pero, ¿hasta qué punto llegan a hacerse visibles todas sus habilidades? Muchos aprovechan la temporada estival para ampliar los conocimientos en un récord máximo de tiempo.

Es el caso del reusense Màrius Folch, de 17 años, quien a pesar de su lozanía, dice haber obtenido el título de primeros auxilios en la escuela, y el de manipulador de alimentos por su cuenta. Este septiembre iniciará el segundo curso de bachillerato, pero no se queda aquí. «Paralelamente lo compagino con un curso de modelo, donde no sólo me enseñan a desfilar o a posar delante de la cámara, si no a confiar en mí mismo y a fortalecer mi autoestima. Quiero ser profesional», explica este joven.

Sumando implicación

No es tan descabellado aprender a trabajar la autoestima, pues muchos adolescentes se desaniman porque no consiguen ser algo más autónomos. Buscar por Internet está muy bien, pero hay veces en las que no resulta del todo efectivo. «Actualmente quedan muy pocas cosas que no puedas hacer por Internet. Es triste, porque se pierde el contacto y el cara a cara se diluye. Cuando he querido buscar trabajo he ido informando a conocidos y familiares, pero muchas otras veces buscando por Internet no he encontrado nada interesante», opina María Ramírez, de 18 años. Acaba de terminar la selectividad y dentro de poco empezará la carrera de Periodismo en la universidad.

Por ahora, su experiencia laboral se reduce a convenios de prácticas. «Soy consciente que es difícil ejercer de lo mío, pero creo que lo más complicado es sobresalir», remata. Y quizás tiene razón, quizás la clave sea esa: diferenciarse. Fuentes de la Oficina de Joventut del Baix Camp consultadas por el Diari, explican que en sus talleres informativos sobre currículums y charlas sobre entrevistas, suelen encontrarse a dos perfiles muy concretos: «Existe el del universitario autónomo, que busca trabajo de lo suyo y domina las herramientas del campo digital; y el otro, que ha dejado los estudios y necesita encontrar las redes adecuadas para visibilizarse, desconocen plataformas como Linkedin, e intentamos hacer seguimiento para que se adapten».

Y es que es necesario adquirir todo tipo de conocimientos. En el caso de Eduardo Arqué, de 20 años, fue sumamente importante el dominio del inglés. Los dos últimos veranos trabajó en el sector turístico. «Me contrataron de botones, cargando equipaje y de lo que surgiera. Este año estuve en la recepción de un hotel y no me exigieron formación específica, sólo adaptarme rápido a las tareas y dominar el inglés», explica. Aun así, si no se consigue empleo y no se tiene mucha experiencia, es importante informarse, y por qué no, acudir a la oficina de empleo, donde existen ventajas como cursos de formación y formar parte de una bolsa de trabajo. Está claro que los ‘nativos digitales’ están preparados para la situación actual, un fenómeno que también arrastra a adultos a visibilizarse en el formato virtual.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También