Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Kiko Matamoros revoluciona Reus

El colaborador del 'Deluxe', su mujer Makoke, y el ganador de 'GH10' Iván Madrazo, visitaron la capital del Baix Camp invitados por la discoteca La Fàbrica la noche del sábado

Pablo Latorre

Whatsapp
Kiko y Makoke visitaron ayer la discoteca La Fábrica. FOTO: ALBA MARINÉ

Kiko y Makoke visitaron ayer la discoteca La Fábrica. FOTO: ALBA MARINÉ

Tal y como gritó Josep Tarradellas a las masas des del balcón del Palau de la Generalitat, el 23 de octubre de 1977, Kiko Matamoros se hizo suya la emblemática frase “¡Ya estoy aquí!” para dirigirse a los cientos de fans que le esperaban la noche del sábado en la discoteca La Fàbrica, de Reus.

Mal está comparar ambos personajes, sobre todo por las vidas y hechos que los dos han protagonizado, pero las escenas mantenían ciertos paralelismo. Empezando por el orgullo que ambos les movía y terminando por las ovaciones de sus seguidores, aunque tampoco tengan ninguna relación los adeptos a cada uno.

De esta forma tan “humilde”, el colaborador de Sálvame se presentó en el club alrededor de las dos de la madrugada. Vino acompañado de su mujer Makoke, con quien se ha casado a principios de este mes, y del ganador de la décima edición de Gran Hermano, Iván Madrazo. Este último es el mismo que al ser preguntado sobre la crisis en una entrevista para la Diez Minutos respondió:“Con 300.000 euros se lleva mejor la crisis”. Es un chico muy sincero.

Los tres fueron invitados por la discoteca reusense para que se mezclaran con los asiduos del local y, evidentemente, que atrajesen a los seguidores del reality y del programa estrella de Telecinco.

Un plan que no les salió para nada mal y con el que consiguieron llenar el club de aficionados, jóvenes curiosos y un amplio ramado de freaks, que no perdieron la oportunidad de hacerse un selfie con esos rostros que ven en sus casas, apoltronados en el sofá.

A pesar del éxito, la noche no salió del todo como se esperaba, ya que las tres “estrellas” llegaron con retraso. Pese a ello, fueron el alma de la fiesta, y se hicieron todas las fotos que los asistentes les pidieron a lo largo de la velada.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También