Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Kurt Cobain y Frank Sinatra se encuentran en el callejón

El Teatre Bravium de Reus estrena este próximo sábado ‘No et preocupis, ulls blaus’, que recrea una conversación al límite entre los dos grandes ídolos musicales 

Agnès Llorens

Whatsapp
Los actores de la obra que se estrenará en el Teatre Bravium franquean al director del montaje, Jordi Vall. FOTO: Xavi Jurio

Los actores de la obra que se estrenará en el Teatre Bravium franquean al director del montaje, Jordi Vall. FOTO: Xavi Jurio

Todos ya sabemos que la música tiene el poder de evocar una época de nuestra vida y que los ídolos que nos emocionaron son una potente máquina de crear recuerdos y de llevarnos a lugares distintos. ¿Pero qué pasa cuando dos de los grandes frontman del siglo XX se encuentran para comparar sus trayectorias vitales y descubrirnos a las personas reales que se esconden en las canciones?

Este es el punto de partida que nos propone No et preocupis, ulls blaus, una propuesta escénica que juega a colocar al espectador en un lugar preeminente en la conversación que se establece entre Frank Sinatra y Kurt Cobain, cuando, precisamente, se cumplen 25 años de la muerte del segundo. Ambos músicos, en distintas etapas de su vida, se encuentran en un improbable callejón vital en el que comparten los puntos de partida similares que han marcado sus vidas; la música, el hecho de convertirse en referentes generacionales, el éxito, el miedo a la soledad y la adicción a la drogas. 

Personas y personajes 

«Tanto Cobain como Sinatra son personajes muy conocidos por el público general, pero es verdad que esconden muchos más puntos en común de lo que podría parecer a simple vista, lo que nos permite imaginarnos como sería una conversación entre ambos, a partir de sus parecidos físicos y vitales», explica el director de la obra, Jordi Vall, que explica que topó con el texto original del mejicano Sergio Zurita durante su estancia en el país. 

Por segunda vez, Vall se enfrenta con el reto de llevar a los escenarios el debate entre los dos monstruos musicales, un encuentro en el que los espectadores tienen la oportunidad de poder ver a Sinatra entonando algunos de los grandes éxitos de Nirvana y de escuchar los balbuceos con los que Cobain versiona algunas de las canciones del que seguramente es el crooner más famoso de todos los tiempos.

«La obra no es un musical, aunque sí se inmiscuyen fragmentos musicales, que sirven para entender algunos de los puntos en común entre los dos personajes», explica Vall, que añade que la etiqueta ‘autobiografía’ quizás encaja más en una propuesta que pone sobre el escenario a « las personas, y las dificultades, que se encuentran tras mitos de abasto internacional». 

Una de las grandes temáticas que subyace en la obra es, quizás, el papel que juega, hoy en día, la masculinidad. Así lo explica el director de la obra, que detalla que el montaje se plantea «que es ‘ser un macho’ en el mundo contemporáneo y cuál es el valor de construir lo que parece ser una ‘identidad ganadora’ en un mundo que es un encuentro de espejos». 

En la piel de Kurt 

Los actores encargados de ponerse las vestiduras de Sinatra y Cobain son Josep Lozano y Carles Pitarch, respectivamente, que entran en sus papeles a través de caracterizaciones que sitúan por delante la gestualidad frente a una caracterización exacta. Así lo comenta Pitarch, que explica que sus interpretaciones se basan en «sacar a relucir el momento vital en el que se encuentran que, en el caso de Cobain, es un momento extremadamente débil de su vida». El final de la conversación, y de la obra, está reservado a espectadores melómanos con amor al mito. 

Temas

Comentarios

Lea También