Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La CUP rompe las negociaciones con el gobierno de Reus y rechaza apoyar sus ordenanzas fiscales

Los cupaires aseguran que no se han cumplido los acuerdos sobre los presupuestos. El gobierno mantiene abiertas las negociaciones y ha puesto sobre la mesa la opción de acelerar el proceso 'para regularizar las gerencias en las empresas municipales'

Francesc Gras

Whatsapp
Mariona Quadrada, Xavier Angelergues, Marta Llorens y Edgar Fernàndez durante la rueda de prensa de esta mañana. Foto: F.G.

Mariona Quadrada, Xavier Angelergues, Marta Llorens y Edgar Fernàndez durante la rueda de prensa de esta mañana. Foto: F.G.

El tiempo para aprobar las ordenanzas fiscales se agota y todavía no hay acuerdo. El gobierno municipal y la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), tras días de intensas reuniones, parecía que lograrían desatascar la situación, sobre todo después de alcanzar un principio de acuerdo. No obstante, esta posiblidad se ha ido al traste este miércoles tras la rueda de prensa de los cuparies. Según ha explicado la portavoz del partido, Marta Llorens, la asamblea celebrada el martes por la noche decidió no dar luz verde al preacuerdo que tenían con el gobierno de Carles Pellicer para que el expediente de impuestos y tasas del año que viene prospere.

Llorens ha asegurado que el no de la CUP se sustenta, en primer lugar, por el incumplimiento de los acuerdos alcanzados en los presupuestos de 2016. Ella misma ha lamentado que, del total de doce puntos que se acordaron realizar para este ejercicio, tan sólo se han cumplido cuatro. Y es que, según sus propias palabras, la propuesta de ordenanzas se ha negociado alrededor de tres ejes "básicos": partidas sociales claras y definidas, internalización del servicio de recogida de la basura y presupuestos que tengan en cuenta el proceso de independencia. “El gobierno sólo se ha comprometido en el tercero”, ha manifestado ella misma, refiriéndose al hecho de ingresar los impuestos estatales en la Oficina Tributaria Catalana. Respecto al tema del servicio de recogida de la basura, desde la CUP critican que es la partida más elevada del presupuesto local, y que municipalizar el servicio, además de ser factible, supondría un gran ahorro para las arcas del Ayuntamiento.

Más allá del conjunto de medidas económicas, la CUP también ha dejado claro que nunca apoyará ni ordenanzas ni nuevos presupuestos “mientras haya gerentes de la época de Innova que cobren sueldos astronómicos pagados con dinero de los ciudadanos", ha insistido el concejal cupaire, Xavier Angelergues, en referencia al actual gerente de Reus, Mobilitat i Serveis, Reus Transport i Redessa, Josep Maria Adserà. De hecho, desde el partido en la oposición han afirmado que así se lo expusieron al gobierno y que éste no ha querido negocair la posibilidad hasta última hora. Cabe recordar que la CUP ya solicitó su dimisión en los respectivos consejos de administración tras ser declarado culpable por el Tribunal de Cuentas. Por todo lo expuesto, desde el partido en la oposición afirman que las negociaciones están rotas y que sólo harían algún gesto en el caso de que, en el futuro, el gobierno planteara en los presupuestos modificaciones de crédito.

Ordenanzas o posibles recortes

Instantes depués del anuncio de la CUP, el concejal de Hisenda, Joaquim Enrech, ha salido en rueda de prensa para dejar claro que el periodo de negocaciones sigue abierto y se ha mostrado optimista ante la posibilidad de cerrar un acuerdo que permita aprobar las ordenanzas fiscales en el último momento. En este sentido, ha instado a los cupaires a reconsiderar su postura y ha querido recordar que ellos han sido los únicos que se han sentado con el gobierno a negociar. También ha alertado sobre el hecho de que prorrogar de nuevo el expediente de tasas e impuestos "abriría un escenario incierto" y no ha descartado la posibilidad de tener que aplicar recortes. Enrech ha puesto como ejemplos la imposibilidad de aplicar la exención de IBI al Hospital Sant Joan de Reus o al desequilibrio económico que se produciría en las arcas municicipales y que ha cifrado alrededor de 1,2 millones de euros

En cuanto al caso del gerente Josep Maria Adserà, el concejal de Hisenda ha declarado que ya está en marcha un proceso de reordenación empresarial para terminar con la antigua estructura de holding que tenía Innova. En este sentido, ha argumentado que ya están trabajando en la eliminación de la figura de gerencia jurídica, la cual afecta a Adserà y que le faculta para estar al frente de Reus, Mobilitat i Serveis, Reus Transport i Redessa. La intención es que cada empresa municipal tenga su propio gerente y que sean los consejos de administración los que decidan la persona que debe ocupar el cargo. Aún así, Enrech ha puesto sobre la mesa de la CUP la opción de "abordar el calendario para regularizar la situación" en estas empresas municipales e, incluso, "acelerar" el proceso.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También