Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La FRAC limita a 65 el número de 'colles' participantes en el Carnaval

Las comparsas no podrán superar los 250 integrantes. En los próximos años todas las carrozas tendrán que pasar una ITV

Francesc Gras

Whatsapp
La Batalla de Confeti es uno de los actos más multitudinarios del Carnaval reusense. Foto: A. Mariné

La Batalla de Confeti es uno de los actos más multitudinarios del Carnaval reusense. Foto: A. Mariné

La Federació Reusenca d’Associacions de Carnaval (FRAC) pondrá en marcha, por primera vez este año, un reglamento de buena conducta para las collas participantes en el Carnaval. Se trata de un documento redactado y aprobado en octubre de 2015 y que será de obligado cumplimiento los próximos años. No obstante, alguno de los puntos que contempla el citado código elaborado por la FRAC ya deberá realizarse en esta edición.

Entre ellos destaca la limitación de las comparsas a un total de 65 –este año se han inscrito 64–. El presidente de la FRAC, Pere Turellols, explica que el número establece el máximo de carrozas que puede absorber el Passeig Prim sin poner en riesgo la seguridad de los participantes. Aún así, añade: «Si se amplía el recorrido se podría aumentar la cifra de colles. Nuestra intención no es la de marcar límites porque el Carnaval es una fiesta abierta a toda la ciudadanía».

La medida también estará acompañada estas fiestas de una regulación referente a las personas inscritas en cada comparsa durante los actos más concurridos –Rúa de Lluïment y Batalla de Confeti–. En este sentido, desde la FRAC establecen un máximo de 250 miembros por cada colla y la necesidad de que se elabore una lista que permita identificar a todos sus integrantes. «Estamos intentando poner orden para que la ciudad tenga un Carnaval propio del siglo XXI. Nunca antes habíamos tenido un reglamento legal. Pensamos que era necesario», manifiesta Turellols.

Entre las medidas que trabajan los organizadores del Carnaval también está la regulación de un mismo número de decibelios para cada comparsa. La intención no es otra que la de uniformizar todos los equipos de sonido para que nadie supere los 6.000 vatios de potencia. Al parecer, las collas que se han dado de alta durante los últimos años ya cumplen con los requisitos exigidos en cuanto a sonido, seguridad y funcionamiento. Así pues, los principales cambios deberán aplicarse en las formaciones más antiguas que tendrán una moratoria de unos cuatro años.

La intención de la FRAC es que en el futuro todas las carrozas tengan que superar una especie de ITV. En caso de no superarla o incumplir alguno de los puntos del reglamento, Turellos avisa que la colla podría ser sancionada.

 

El caso ‘Dieta del Cucurutxo’

El conjunto de medidas se aprobaron en el transcurso de una asamblea abierta entre todos los participantes y contó con un respaldo mayoritario. La decisión de crear un reglamento interno surge tras lo ocurrido el año pasado con ‘La Dieta del Cucurutxo’. La FRAC intentó expulsar a la comparsa – una de las más numerosas del Carnaval– alegando que registraba varias quejas de otras entidades por el comportamiento incívico de sus integrantes.

El caso, que todavía sigue coleando, terminó en los tribunales y con un fallo judicial que obligaba a los organizadores del Carnaval a tener que readmitirla. La juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Reus alegó un «defecto de forma» en el procedimiento y dejó sin efecto la expulsión.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También