Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Fàbrica de Reus: Tres décadas de fiesta para todas las edades

Reportaje. La histórica discoteca La Fàbrica cumple 30 años en su momento más dulce y recuperando la fiesta en el ocio nocturno alejada del ‘postureo’

JORDINA SALVAT

Whatsapp
Sam López y Josep Maria Tintorer, con el emblemático elefante de una sala de La Fàbrica. FOTO: FABIÁN ACIDRESASPECTO DE LA TERRAZA DE LA FÀBRICA UN SÁBADO NOCHE. FOTO: LA FÀBRICA

Sam López y Josep Maria Tintorer, con el emblemático elefante de una sala de La Fàbrica. FOTO: FABIÁN ACIDRESASPECTO DE LA TERRAZA DE LA FÀBRICA UN SÁBADO NOCHE. FOTO: LA FÀBRICA

Imagínense compartiendo discoteca favorita con vuestro padre o hija. Hoy. Con los tiempos que corren. Ahora, imagínense que han pasado sus noches de ocio de juventud, la etapa adulta y la jubilación en la misma sala de fiestas. Parece muy poco probable, porque la edad te cambia el gusto musical. Y si no ya te lo pide el cuerpo. También porque un negocio de ocio nocturno no suele permanecer abierto muchos años. Y más en Reus. Sin embargo, La Fàbrica ha roto con todos estos esquemas mentales para celebrar, este fin de semana, nada más y nada menos que su 30 aniversario.

Esta histórica sala de fiestas abrió en el Passeig Mata el 1985, cuando Josep María Tintorer y sus socios vieron en una antigua fábrica de tartáricos una gran oportunidad de negocio. La idea no terminó de cuajar y el 1989 Josep María Tintorer cogió las riendas. Ahora, tres décadas después, sigue llenando sus instalaciones cada fin de semana de la ‘temporada estival’. Está en un momento tan dulce que entre los jóvenes de la ciudad, se ha popularizado el dicho ‘Go Fabri!’ como plan sin fallo del sábado por la noche.

La clave del éxito

¿La receta para durar 30 años? «Ofrecer lo que la gente de Reus pide. Una sala para todas las edades», explica Josep Maria Tintorer, gerente de La Fàbrica. Y es que el recinto cuenta con cinco espacios: la sala grande, dónde la mezcla de éxitos comerciales y grandes hits congrega al público más joven; la sala del elefante, ambientada en la época de la colonización de los ingleses en la India, para un publico adulto; la sala de bailes en pareja; un karaoke y una terraza con sofás y servicio de bar.

«La Fàbrica es todo un complejo. Tenemos el contenido y el continente equilibrado. Un equipo humano y unas instalaciones espectaculares y hechas a gusto», explica Tintorer, que añade «intentamos abarcar cuanto a más público y perfiles mejor. Nuestra clientela es muy fiel. Vemos el proceso de como se hacen mayores y van de una sala a otra».

La Fàbrica ha ido mejorando y adaptándose a lo que el tiempo le exigía. Para dar un empujón ante la férrea competencia que se ha colocado hoy en Reus, hace tres años entró Sam López como director. «Parecía que los locales pequeños estaban de moda. Ahí vimos la oportunidad de darle la vuelta para ofrecer todo lo contrario y generar un espacio de ocio alejado del postureo. Salir un poco de todo lo que era tendencia» ¿óomo? «Volver a darle la vida a la fiesta, simplemente salir y pasarlo bien», explica López.

Este fin de semana harán una fiesta especial con los suyos. Los clientes de toda la vida, los nuevos y «un equipo humano que está detrás de todo esto sin el que todo esto no sería posible», agradece Tintorer.

Temas

Comentarios

Lea También