Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Fira cumple dos años y el comercio local asume con naturalidad su encaje

Sus responsables hacen un balance positivo y afirman que han logrado «consolidar su marca» y convertirse en un «referente en el sector de la moda». Además, señalan que su oferta se complementa con la urbana ya existente

Cristina Valls

Whatsapp
La Fira Centre Comercial  se aproxima a su segundo aniversario desde su apertura en la ciudad. FOTO: Alba Mariné

La Fira Centre Comercial se aproxima a su segundo aniversario desde su apertura en la ciudad. FOTO: Alba Mariné

Cerca de dos años después de abrir sus puertas en la ciudad, La Fira Centre Comercial ha mirado de implicarse en el tejido comercial como una más, ya fuera participando en las iniciativas comerciales que se han realizado en la ciudad, como en la creación de actividades que ha ido llevando a cabo alejadas de lo estrictamente comercial –de ámbito cultural y divulgativo–. 

Las campañas navideñas también supusieron toda una prueba de fuego para la convivencia. Se pudieron ver grandes masas de gente comprando tanto en las grandes superficies como en el centro urbano del casco antiguo.  Parece haberse consolidado cierta convivencia entre ambas partes. Cada una ha encontrado su espacio con un modelo de comercio distinto. Por lo que respecta al balance de estos dos años, desde La Fira Centre Comercial siguen con su objetivo originario: mejorar la oferta de la ciudad. Y es que como observa la gerente del complejo comercial, Mayte Forján, «hemos aumentado la notoriedad de la marca y de Reus como centro de atracción comercial de la comarca. Nuestro centro, compuesto mayoritariamente de tiendas de moda y complementos, responde a un formato moderno e innovador. Un edificio sostenible e integrado en la trama urbana de Reus». 

Formatos distintos

Forján también habla de una «importante fidelización de clientes» y de un «posicionamiento claro como centro de moda». «Este verano hemos cumplido muchos objetivos. Hemos conseguido un gran nombre de público procedente de otros países, mejorando así el atractivo de la ciudad», corrobora Forján, quien también establece que junto a su oferta, la capital del Baix Camp, «ofrece una combinación muy atractiva para el visitante, porque puede disponer de oferta cultural, de ocio, restauración y comercio en distintos formatos».

Respecto al impacto provocado a la estructura del comercio más local, situado en la zona del casco antiguo, la gerente del complejo comercial remarca que «el comercio local en formato tradicional y La Fira –con una estructurade centro comercial–, complementan una oferta de moda más amplia que mejora su atractivo». 

Aunque por el momento no ofrecen cifras sobre el flujo de visitantes recibidos estos dos años, Forján establece que «en los meses inmediatos a la apertura se suele producir una afluencia más alta por el factor curioso, luego se inicia un tímido declive aunque de crecimiento constante». Según dice, es en esta segunda fase donde se encuentran. «Cuando se comienza a fidelizar y desaparece el efecto curiosidad, la fase puede durar entre dos y tres años». Hay que recordar que en su primer aniversario, La Fira cerró el año con más de cuatro millones de visitantes. 

Variedad donde escoger

Como centro comercial tienen muy claro que el comercio urbano de Reus acoge una «oferta diferenciada» y «unos valores que la hacen diferente». Eso el cliente lo sabe y puede «escoger según sus necesidades y comprar». Para coronar el balance de los cerca de dos años del gigante comercial, Mayte Forján establece que a medio y largo plazo, «su implantación debe ser beneficiosa para todo el mundo».

Temas

Comentarios

Lea También