Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Salud

La Generalitat toma el control del Hospital de Reus

Se creará un consorcio participado por el Ayuntamiento de Reus y el CatSalut. Éste último será el accionista mayoritario y se hará cargo de la plantilla, el alquiler y el concierto económico

Francesc Gras

Whatsapp
El Conseller de Salut, Toni Comín, en el alcalde de Reus, Carles Pellicer. Foto: F.G.

El Conseller de Salut, Toni Comín, en el alcalde de Reus, Carles Pellicer. Foto: F.G.

La Generalitat de Catalunya asumirá la mayor parte del control del Hospital Sant Joan de Reus. Lo hará a través de un consorcio con el Ayuntamiento de Reus con el objetivo de poner fin a los graves problemas financieros que arrastra el centro hospitalario. Asimismo lo ha anunciado este martes el conseller de Salut de la Generalitat, Toni Comín, quién también ha desvelado que la nueva entidad entrará en funcionamiento en enero del año que viene.

El consorcio será totalmente público y contará con una titularidad del 55% a cargo del Servei Català de la Salut (CatSalut) y del 45% restante del Ayuntamiento de Reus. La presidencia del consejo de administración del Hospital Sant Joan irá a cargo del Ayuntamiento de Reus. No obstante, el CatSalut se encargará de la mayoría de las responsabilidades económicas vinculadas al hospital.

«La Generalitat asumirá todo lo necesario para redirigir la situación y asegurar la estabilidad financiera del Sant Joan», ha asegurado Comín. Él mismo también ha subrayado que «los trabajadores del hospital podrán dejar de estar pendientes de su viabilidad futura». De esta forma, la Generalitat afrontará el concierto económico y la gestión, el coste de la plantilla de trabajadores y el pago de su alquiler. El montante que esto supondrá no se especificó.

El caso del alquiler, que suma unos siete millones anuales, es el principal generador de déficit del centro y una de las claves para enderezar la situación financiera de forma definitiva. Cabe recordar que el hospital paga anualmente a Reus Serveis Municipals (RSM) un alquiler en concepto de devolución del dinero adelantado por el consistorio para su construcción. El CatSalut nunca entraría a formar parte de la sociedad RSM.

Tanto desde la Generalitat como del Ayuntamiento han explicado que todavía restan muchos aspectos por cerrar, los cuales se debatirán en las próximas comisiones bilaterales. «Todo no está decidido, pero conocemos la solución y no existen las dificultades técnicas insalvables»,ha argumentado Comín.

El déficit, a cargo de Reus

De forma más inmediata, el Ayuntamiento de Reus deberá encargarse de afrontar el déficit de 8,4 millones de euros – ‘sólo’ cuatro millones reales tras la operación de Móra d’Ebre– para evitar la disolución de la sociedad anónima Hospital Sant Joan. También deberá ultimar las tres líneas en las que se fundamenta el plan de viabilidad interno, algunas de ellas ya en marcha como la condonación de los intereses del Plan de Ajuste o la exención del IBI.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, se ha comprometido a solventar todas estas cuestiones en los próximos meses sin repetir operaciones financieras que representen coger fondos de otras empresas municipales. Pellicer también celebró la entrada de la Generalitat en la gobernabilidad del Sant Joan. «La finalidad es asegurar la estabilidad del hospital y dar tranquilidad a los profesionales para que presten el mejor servicio a los pacientes», ha manifestado.

Precisamente, una de las problemáticas actuales sigue estando con los trabajadores y el impago de las retribuciones variables en función de los objetivos (DPO) de los últimos dos años. Sin que todavía exista una resolución definitiva al tema de las DPO, la plantilla del Sant Joan mantendrá este 2017 el actual convenio colectivo, que a diferencia del resto de consorcios hospitalarios con presencia de la Generalitat, es propio. Según se ha expuesto en la rueda de prensa, lo que ocurra el año que viene tendrá que negociarse.

El conseller Comín también ha recordado que el nuevo modelo de consorcio hospitalario impulsado en Reus no es único. De hecho, enumeró varios ejemplos parecidos como los que existen en Vic, Terrassa, Mataró o Igualada. En todos estos casos, no obstante, la presencia de la Generalitat es mucho más notoria que en el Sant Joan. «Reus contará con una situación de normalidad con el resto de centros del territorio catalán».

Por su parte, la presidenta del Hospital Sant Joan y concejal de Salut, Noemí Llauradó, ha remarcado que la entrada del CatSalut «potenciará todavía más el trabajo de referencia del hospital en el territorio en los ámbitos asistenciales, de investigación e innovación». Llauradó tampoco ha pasado por alto la importancia que, a partir de ahora, tendrá el recién creado Pacte de Salut.

Éste se puso en marcha el pasado mes de febrero gracias al acuerdo político de todos los grupos municipales, menos la CUP, para salvar al Hospital Sant Joan. Algunos de los representantes de las formaciones políticas estuvieron ayer presentes en la rueda de prensa.

Temas

  • REUS

Lea También