Más de Reus

Reus La mirada ganxeta

La ‘Gran Ciutat’ y el Passeig de la Boca de la Mina

Ciudad. Hace 10 años Reus fue designada como gran población con una ley que no prosperó pero que se quiere recuperar

FRANCESC GRAS

Whatsapp
Pellicer, durante su intervención en el Parlament en 2011 para defender Reus como ‘Gran Ciutat’. FOTO: ACN

Pellicer, durante su intervención en el Parlament en 2011 para defender Reus como ‘Gran Ciutat’. FOTO: ACN

Siempre resulta instructivo consultar la hemeroteca. Es un ejercicio que a veces sorprende y otras, decepciona. Incluso puede dejar indiferente o corroborar que hay cosas que no cambian. Estos días, en pleno proceso de recabación de información, me topé con el Reus de julio de 2011, justo diez años atrás. Aquel fue un verano distinto para la ciudad. Carles Pellicer era el nuevo alcalde tras ganar sus primeras elecciones desbancando el PSC. Empezaba un gobierno municipal en coalición con el PP y con muchos frentes abiertos. Uno de los más enquistados era el futuro centro comercial del Parc Sant Jordi, por aquel entonces un enorme esqueleto de hierro sin planes de construcción.

La cuestión comercial también estaba sobre la mesa por las disputas sobre la llegada de la firma Ikea, que finalmente no ha llegado a ningún municipio de la demarcación. El otro tema candente era el Aeropuerto de Reus y el rifirrafe que la Taula Estratègia de l’Aeroport mantenía con Ryanair, por aquel entonces la única aerolínea que operaba en la infraestructura reusense. Dicha polémica derivó, meses después, con el aeródromo sin operar en invierno ningún vuelo comercial por las ‘calabazas’ de la compañía irlandesa.

De todo lo acontecido una década atrás, que fue mucho, me quedo con el décimo aniversario del nombramiento de Reus como el primer municipio catalán en acogerse a la Llei de Grans Ciutats. Era el primer desplazamiento de la era Pellicer al Parlament de Catalunya, el alcalde intervino en sede parlamentaria para defender la designación de Reus como municipio de gran población y dar a conocer sus potencialidades. Tuve la ocasión de formar parte de aquella comitiva que se desplazó a Barcelona para seguir la jornada. Pero como suele suceder con temas de cierta pompa, todo terminó en agua de borrajas.

Y es que aquella proposición de Ley, que pretendía aplicar una nueva estructura municipal, más participación ciudadana o dar más agilidad administrativa y económica a los consistorios, no se terminó aplicando por la disolución de la cámara catalana. No obstante, aquella acción logró convertirse en una efectiva campaña de promoción de la ciudad.

Pero aquí no acabó todo. A las puertas de las últimas municipales, Pellicer recuperó durante la campaña la idea de las Grans Ciutats. Los objetivos, los mismos de 2011, aunque con ciertos matices para lograr mejorar la administración local. De momento, en este caso tampoco se sabe nada más.

Un gran paseo

De aquel planteamiento inicial de Reus como Gran Ciutat parece que algunas de aquellas intenciones han quedado refrendadas en el Pla d’Acció Municipal (PAM) y ahora con el Reus Horitzó 32, que esta semana ha iniciado el proceso participativo. Aun así, el mejor ejemplo de gran población lo hemos presenciado hace unos días con la inauguración de la primera fase de la rehabilitación de la Boca de la Mina. Un paseo convertido en un espacio de referencia para la salud. Además, recupera la esencia histórica y mantiene y potencia todos sus atractivos naturales y arquitectónicos.

Temas

Comentarios

Lea También