Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Guardia Urbana de Reus levanta 1.900 actos por incivismo

La acción más denunciada por la Guàrdia Urbana es es el consumo de alcohol en la vía publica penalizada 784 veces este año

Isabel Limón

Whatsapp
Patrulla de la Guàrdia Urbana circulando por el centro urbano. Foto: Cedida

Patrulla de la Guàrdia Urbana circulando por el centro urbano. Foto: Cedida

Este año, la Guàrdia Urbana de Reus ya acumula un total de 1.893 levantamientos de actos en relación con actitudes incívicas, las más frecuentes, las de ocio nocturno. Esta cifra, basada en los datos acumulados entre enero y julio de 2019, muestra que la presión policial contra el incivismo se mantiene firme para erradicar las actividades que pueden incordiar la tranquilidad del vecindario. Con el fin de luchar contra esta problemática se han creado campañas colaborando con los locales y la administración pública para concienciar a la población.

Si hacemos una comparativa vemos como la presión policial ha ido en aumento, pues el año 2018, la Guàrdia Urbana levantó un total de 2.557 en todo el año  respecto a actos de incumplimiento de la Ordenanza de Civismo, cifra que casi triplicó la suma de 922 sanciones acumulada durante el 2017. Observando en perspectiva, durante los últimos años, la actividad penalizadora desarrollada por los agentes ha aumentado en gran medida: en 2016 se recopilaron 1.557 cargos, en 2015 unos 728 y en 2014 unas 581.

El ímpetu por mantener la presión policial viene motivada por la voluntad del Consistorio de responder las demandas de los reusenses, que están cansados de las conductas que molestan al vecindario. De hecho, el incivismo es la principal preocupación de la ciudadanía, ya que pone en duda su propia seguridad. Por eso, la Guàrdia Urbana pretende inculcar concienciación ciudadana acerca de las conductas que generan molestias y quejas de la ciudadanía.

Una de las líneas prioritarias de las patrullas es la de continuar haciendo hincapié en lo que se refiere a consumo de alcohol, acción más sancionada durante estos siete meses, con 784 multas. Le sigue orinar en la vía pública, que ha sido penalizada 543 veces. A parte de estos actos, que son los más denunciados, caben destacar otras acciones incívicas como las 79 sanciones por ensuciar la vía pública y las molestias por ruido, penadas en 49 casos. Los 38 ofrecimientos y 27 solicitudes de relaciones sexuales en espacios públicos también figuran entre los hechos penalizados.

La mayoría de las actitudes incívicas a las que nos referimos se suelen dar en contexto de ocio nocturno. Pero no están motivadas por los propios locales, sino por clientes que, una vez en la calle, no respetan el descanso de los vecinos. Por consiguiente, la Guàrdia Urbana procura trabajar paralelamente con los propietarios de los locales para poner en valor la importancia de combinar de forma pacífica el ocio nocturno con el resto de actividades que se dan en la ciudad. Como resultado, ambos realizan acciones conjuntas para sensibilizar los clientes de las molestias que comportan algunas actitudes. Además, proporcionan herramientas y medidas a tomar para evitar dichas irregularidades.

Temas

Comentarios

Lea También