Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Policía Nacional abandona el Hotel Gaudí de Reus

La policía española dejará el establecimiento entre hoy y mañana después de que el equipo de gobierno y la CUP firmarán un documento pidiendo su salida de la ciudad

Francesc Gras

Whatsapp
Les furgonetas de la Policía Nacional estacionadas hace unos días ante la comisaría de la calle General Moragues. Foto: Alfredo González

Les furgonetas de la Policía Nacional estacionadas hace unos días ante la comisaría de la calle General Moragues. Foto: Alfredo González

La Policía Nacional instalada en el Hotel Gaudí abandonará Reus este jueves. La noticia la han confirmado al Diari varias fuentes consultadas, que aseguran que los agentes dejarán la ciudad después de que haya finalizado el contrato. Se desconoce si las unidades desplegadas en Reus serán reubicadas en otros municipios de la demarcación tras el anuncio del Gobierno de Madrid de mantener la presencia policial en Catalunya.

La decisión se conoce un día después de que los grupos municipales que forman el equipo de gobierno (PDeCAT, ERC y Ara Reus) y la CUP firmaran un documento en el que pedían a los responsables del hotel desalojar de sus instalaciones a los agentes de la policía española.

Los agentes de la Policía Nacional llegaron a la ciudad el pasado 12 de setiembre generando un gran revuelo ciudadano. Sobre todo por las imágenes que se empezaron a difundir por las redes desde un primer momento con siete furgones de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional circulando por el centro de la capital del Baix Camp o instaladas en las dependencias de la Guardia Civil. Durante todos estos días de concentraciones, ya fuera antes del referéndum o ayer en respuesta a la violencia policial del domingo, el Hotel Gaudí ha sido uno de los principales focos de las protestas. 

Temas

Comentarios

Lea También