La Semana Santa de Reus quiere un centro de interpretación

La Agrupació d’Associacions ve con buenos ojos alojar los pasos en el polígono pero lo toma como provisional y pide un museo en el casco urbano donde conservar y exponer los misterios de Rebull o Gené

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
La mayoría de los pasos cambiarán de ubicación en pocos días y se trasladarán a una nave habilitada en la zona de Dina. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La mayoría de los pasos cambiarán de ubicación en pocos días y se trasladarán a una nave habilitada en la zona de Dina. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

«Valoramos muy positivamente poder disponer de un lugar para dejar los pasos, y la nave se está adaptando a la situación, aunque sí es cierto que nos gustaría tener un espacio que fuese más cercano al centro de la ciudad y en el que, además de preservarlos, se pudieran exponer», apunta el presidente de la Agrupació de Setmana Santa de Reus, Josep Domene. Los misterios de Semana Santa descansaban en el antiguo almacén de vinos del Palau Boule, en el barrio Niloga, pero el Ayuntamiento ya ha empezado a transformar ese edificio en el nuevo Centre Cívic Gregal y los pasos se trasladarán a la ubicación alternativa que se les ofreció: una nave del polígono Dina.

Domene expresa que se trata de «una solución transitoria para llegar a un espacio museístico, que es lo que querríamos» y recuerda que «como ya venía haciendo, la Semana Santa continua reivindicando un centro de interpretación donde conservar y mostrar todo el patrimonio, que sea visitable y que todo el mundo lo pueda disfrutar».

Ciudades cercanas como Tarragona o Tortosa ya han trabajado en proyectos con esa misma vocación y «nosotros también lo seguiremos haciendo para conseguirlo». Los misterios reusenses «tienen un importante valor, con imágenes de un alto nivel e importancia» y cuentan con piezas firmadas por escultores de la talla de Joan Rebull, Modest Gené o Ramon Ferran. «Incluso hay un paso que es del siglo XVI», concreta Domene, que destaca que «este patrimonio escultórico es muy relevante para la ciudad, queremos que se ponga en valor y la idea que hemos tenido siempre es poder poner en marcha un museo de la Semana Santa». De hecho, el equipamiento «generó interés y llegó a figurar en el programa de algún partido político», pero en estos momentos «está todo parado». «Harían falta recursos y la situación requerirá del apoyo de las instituciones», añade el presidente de la Agrupació d’Associacions de Setmana Santa de Reus.

Fuentes municipales consultadas sobre la concreción de la fecha del traslado de los misterios al polígono no aportaron el dato. En la anterior localización, las entidades habían apuntado problemas de humedades, desprendimientos del techo y algunas otras cuestiones que afectaban a los pasos. «En ese aspecto, la nave sí es mejor que lo que teníamos, porque el otro local no cumplía ninguna condición», añade Domene.

La de Granja Vila es la segunda opción que les planteó el Ayuntamiento, tras haber puesto primero sobre la mesa el polígono AgroReus, que no cuajó. La dificultad residía en localizar una construcción lo suficientemente alta para permitir la entrada y salida de los misterios. Donde irán ahora, «los pasos están más cerca que en AgroReus» y «a nivel de desplazamiento, las entidades siempre están preparadas». Mediante una nota, el Ayuntamiento informó hace pocas semanas de que «por primera vez, el alojamiento de los pasos en el nuevo espacio se enmarca en un convenio que recoge las obligaciones del Ayuntamiento y de las entidades que guardarán allí los misterios, tanto las que forman parte de la Agrupació d’Associacions de Setmana Santa como las que firmarán individualmente».

En el pleno de este pasado viernes, y a preguntas del grupo del PSC, el concejal Daniel Recasens –con competencias delegadas de Montserrat Flores, concejala de Participació, Bon Govern i Serveis Generals– explicó que «los pasos aún están en el edificio de la carretera de Castellvell, donde en breve se iniciará la construcción del Centre Cívic Gregal», y que el Ayuntamiento encontró en el polígono Dina «una nave suficientemente amplia para dar cabida a la casi veintena de carrozas y piezas escultóricas de especial interés patrimonial». «En la nave se han llevado a cabo obras de adecuación para que los pasos se encuentren en perfecto estado», añadió, y precisó que «el espacio tendrá alarma, las entidades tendrán su propio código intrasferible, las llaves serán de seguridad para que no se pueda hacer copias y el acceso tendrá puertas de seguridad, además de sistema contra incendios». Allí también se podrán guardar enseres y otros bienes.

Temas

Comentarios

Lea También