Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Movilidad

La T-11, a su paso por Reus, sigue a oscuras por falta de dinero para reponer el cable eléctrico

Desde Carreteras aseguran que son conscientes del problema y que irán reinstalando poco a poco el cableado robado, a medida que haya presupuesto para hacerlo

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de esta semana de la salida de la T-11 por Bellissens, totalmente a oscuras

Imagen de esta semana de la salida de la T-11 por Bellissens, totalmente a oscuras

La autovía T-11, a su paso por Reus, sigue a oscuras desde hace ya bastantes meses. El tiempo exacto es imposible de saber ya que la falta de luz se ha ido apoderando de la carretera a medida que se ha extendido el robo masivo de cableado eléctrico, tal y como reconocieron desde Carreteras del Estado a finales del pasado año, cuando el Diari se interesó por el tema y publicó un artículo en su edición del 24 de diciembre.
El tramo más afectado es el que va desde la salida de Misericòrdia-Cambrils hasta la del polígono Agro-Reus. Además, algunos accesos y salidas a la variante Sur, como por ejemplo la de Bellissens, también están a oscuras, ya que las farolas no funcionan por falta de suministro eléctrico. Desde Carreteras del Estado aseguran que el robo de cableado es un problema que llevan sufriendo desde hace tiempo y que también ha afectado a otras carreteras de la demarcación de Tarragona.
Sobre la posibilidad de reponer el abastecimiento eléctrico, desde este organismo perteneciente al Ministerio de Fomento ya advirtieron en su día que iría para largo y, visto lo visto, la verdad es que no se están equivocando. Hace meses ya dijeron que no había recursos para arreglar el problema y que se trataba de priorizar necesidades. Han pasado los meses y el discurso sigue siendo el mismo y estos recursos parece que no llegan.
«Somos conscientes del problema y lo vamos a arreglar poco a poco, a medida que haya presupuesto para hacerlo», han explicado esta semana al Diari fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Tarragona.
Esta redacción recogió en su día las quejas de algunos conductores que utilizan con asiduidad la T-11 a su paso por la capital del Baix Camp, una carretera muy transitada desde que fue inaugurada en verano de 2000 por el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos. Los usuarios se quejan de la falta de luz y de la peligrosidad que puede suponer este hecho, no solamente en la propia autovía, sino también en los accesos y salidas.
El robo de cableado eléctrico se ha convertido desde hace unos años en un problema para la policía. Más allá de la T-11, otras carreteras de la demarcación también han sufrido estos robos, sin olvidar la línea del AVE, tanto durante su construcción como su puesta en marcha.
Estos robos también se producen en núcleos urbanos, como por ejemplo en farolas de la ciudad de Tarragona. Allí, el ayuntamiento y la empresa concesionaria del alumbrado público pusieron en marcha un sistema de alarma en la red que ya había sido utilizado en otros ayuntamientos con resultados positivos. La iniciativa de la alarma parece que ha dado resultados, ya que el robo de cableado eléctrico en la ciudad de Tarragona ha bajado.

Temas

Comentarios

Lea También