Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La T-11 a su paso por Reus vuelve a estar iluminada

El robo de cableado eléctrico había dejado esta zona de la autovía sin luz. Muchas de las rotondas y sus accesos todavía siguen a oscuras

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen de la T-11 a su paso por la ciudad con la entrada a AgroReus de fondo.  FOTO: A González

Imagen de la T-11 a su paso por la ciudad con la entrada a AgroReus de fondo. FOTO: A González

La T-11 a su paso por Reus (conocida con el nombre de variante Sur) vuelve a estar iluminada. Concretamente, se trata del tramo que empieza en las cercanías del Aeropuerto de Reus y finaliza pasado el polígono AgroReus, donde enlaza con la N-420. El aspecto actual poco tiene que ver con la imagen anterior ampliamente criticada por parte de los usuarios. De hecho, los conductores habían mostrado en más de una ocasión su malestar por la falta de luz en la vía y la peligrosidad que representaba circular totalmente a oscuras. 

La Cambra de Comerç de Reus incluso llegó a mandar una carta al Ministerio de Fomento a finales de 2017 pidiendo una inversión urgente para paliar la carencia de iluminación. La respuesta del Ministerio fue que sólo se actuaría en caso de que existiera un riesgo real para la seguridad vial de los conductores. Además, también anunciaba la aplicación de una medida de reducción en los gastos referentes a la iluminación en todas aquellas carreteras de doble calzada con menos tráfico de vehículos.

Hace cerca de un año, la rotonda de Bellissens de Reus, que conecta con la autovía T-11,  y también sus entradas y salidas, recuperaron la iluminación, como siempre ha mantenido la amplia glorieta de la carretera de Salou. No ocurre lo mismo en otros puntos de la misma variante Sur que siguen estando totalmente a oscuras. 

Robo del cableado

El motivo que explicaría la pronunciada falta de luz durante tanto tiempo se desde al masivo robo de cableado eléctrico del interior de las farolas por el valor que el cobre tiene en el mercado negro. De esta forma lo reconocieron en su día fuentes consultadas del Ministerio de Fomento por parte del Diari

El polígono Bellissens, que colinda con el término municipal de Vila-seca, es otro de los que ha padecido los efectos de los ladrones relacionados con el cableado eléctrico. De hecho, una gran cantidad de farolas y sus respectivas arquetas fueron saqueadas en la mayoría de sus calles aprovechando que muchas de ellas están con los solares vacíos. 

Temas

Comentarios