Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Urbana de Reus pone cerco al consumo de alcohol al volante

De los 214 positivos detectados por la Guàrdia Urbana el año pasado en 92 controles, a 139 conductores se les imputó un delito

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de archivo de un control de alcoholemia de la Guàrdia Urbana de Reus.  Foto: Alfredo González/DT

Imagen de archivo de un control de alcoholemia de la Guàrdia Urbana de Reus. Foto: Alfredo González/DT

Consumir bajo los efectos del alcohol por las calles de Reus se ha convertido en los últimos tiempos en un auténtico desafío a la ley por parte de algunos conductores. La Guàrdia Urbana, aunque nunca ha bajado la guardia en la persecución de la gente que va bebida o drogada al volante, ha intensificado en los últimos tiempos estos controles y las cifras así lo demuestran.

Durante el año pasado, la policía local de Reus denunció a un total de 226 conductores que circulaban en coche o ciclomotores con una tasa de alcohol superior a la legalmente establecida. Durante el 2016 se realizaron 92 controles de alcoholemia y se controlaron 1.381 conductores de los cuales, 214 dieron positivo, 1.155 dieron negativo y 12 se negaron a someterse a las pruebas.

Delitos y sanciones

Una de las cifras que demuestran que la persecución de los conductores bebidos al volante va muy en serio es que de los 214 conductores que dieron positivo -o se negaron a hacerse las pruevbas- a la gran mayoría (139) se les imputó un delito contra la seguridad vial, mientras que el resto (75) fueron denunciados administrativamente.

De todos los conductores que fueron imputados por delitos contra la seguridad del tráfico (235), la gran mayoría lo fueron por conducir bajo los efectos del alcohol (138) y sólo uno fue por hacerlo bajo los efectos de las drogas.

Desde la concejalía de Seguretat Ciutadana, su máximo responsable, Joaquim Enrech, recuerda que «la persecución de los conductores que circulan habiendo consumido alcohol o drogas no es nueva de ahora. Es un tema que nos preocupa porque se trata de un problema de seguridad vial, como puede ser el exceso de velocidad. Pero no porque sea un tema más específico o grave. Desde la Guàrdia Urbana de Reus trabajamos para garantizar al máximo la seguridad vial y los controles de alcoholemia forman parte de este trabajo». Respecto al hecho de que hayan más infracciones penales que administrativas, Enrech cree que «es algo casual, porque los controles son aleatoris y esta proporción también lo es».

Los fines de semana es cuando se acostumbran a detectar más casos de alcoholemia entre conductores, «Es normal, porque los fines de semana es cuando hay más vida en la calle y más circulación, por lo que hay más probabilidad de detectar estos casos. No obstante, hay que recordar que jugamos con la imprevisibilidad de estos controles y se hacen cualquier día de la semana», puntualiza el concejal responsable de la Guàrdia Urbana de Reus. Otro de los aspectos importantes sobre el que se trabaja desde la policía local de Reus es el de la prevención y la educación. «No basta solamente con la represión que se ejercer a través de los controles», detalla Enrech, quien añade que «también es importante hacer una labor de concienciación entre los más pequeños y por eso desde la Guàrdia Urbana hacemos talleres y charlas con escolares».

Temas

  • REUS

Lea También