Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Urbanització Pàmies quiere ser un barrio peatonal y limitar los coches

Los vecinos aseguran que tienen que andar por en medio de la calzada porque las aceras son muy estrechas
Whatsapp
Pasear con silla de ruedas por las aceras de la urbanización Pàmies es una tarea casi imposible. Foto: Alba Mariné

Pasear con silla de ruedas por las aceras de la urbanización Pàmies es una tarea casi imposible. Foto: Alba Mariné

La Urbanització Pàmies –delimitada por la avenida Sant Bernat Calbó y la calle Antiquaris, por una parte, y por la avenida de Salou y la calle Astorga por otra– quiere convertirse en un barrio peatonal y limitar el paso de los vehículos. Así se manifiestan Llorenç Montull y Jordi Vall, los dos responsables de la urbanización, sobre una cuestión, aseguran, que llevan tiempo reclaman do.

El principal problema, argumenta Montull, radica en la estrechez de las aceras. «La mayoría de los vecinos nos vemos obligados casi siempre a pasear por el medio de la calle, con los peligros que esto comporta», manifiesta Montull, para quien la situación se acrecienta cuando se hace con una silla de ruedas o un carrito de la compra. En este sentido, puntualiza, en la misma urbanización conviven dos residencias de ancianos y una tercera, la Residència Fortuny, que abrirá de forma inminente.

Por todo ello, desde la urbanización creen que el Ayuntamiento debería tomar cartas en el asunto. «Entendemos que no se puedan hacer grandes obras ampliando las aceras, pero si llevar a cabo actuaciones para evitar que los coches circulen por dentro de la urbanización», señala Montull, que apunta que muchos lo hace a gran velocidad y provocando más de un accidente.

Al parecer, muchos conductores utilizan las calles de la urbanización Pàmies para pasar de la calle Astorga a la avenida de Salou o viceversa. De hecho, hace meses, el consistorio ya mejoró la señalización horizontal y repintó las calles para obligar a los vehículos a reducir la velocidad.

Así pues, la posibilidad de regular el paso de vehículos para convertir la urbanización en uso exclusivamente peatonal es la que más satisface. Cabe resaltar que esta zona de la ciudad, en la que residen varias familias, se asemeja bastante a una área residencial, ya que la mayoría de las viviendas son casas unifamiliares de altura y construcción muy parecida.

Respuesta del Síndic

Los vecinos se reúnen la semana que viene con la concejal de Benestar Social, Montserrat Vilella, para exponerle su reclamación al respecto sobre los problemas de convivencia que causan las actuales aceras.

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Reus confirmaban la celebración de la reunión aunque declaran que no se manifestarán hasta que se haya celebrado el encuentro previsto con los vecinos.

Los residentes también han hecho llegar sus peticiones al Síndic de Greuges de Catalunya, aprovechando que miembros de su equipo visitaron el Casal de la Dona del barrio del Carme hace varias semanas. Recientemente ya han recibido una notificación en la que el Síndic les comunicaba que está estudiando sus peticiones antes de pronunciarse.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También