Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La apertura de dos residencias sumará 146 nuevas plazas para ancianos en Reus

Horts de Miró ofrecerá 24 plazas públicas y 5 de privadas y el equipamiento de Ballesol prevé 117, la mayoría privadas

Montse Plana

Whatsapp
Fachada de la residencia Horts de Miró, situada en la calle de Maria Antònia París. FOTO: alba mariné

Fachada de la residencia Horts de Miró, situada en la calle de Maria Antònia París. FOTO: alba mariné

En pocas semanas, la ciudad de Reus dispondrá de dos nuevas residencias, que permitirán dar un pequeño respiro a la larga lista de espera que, en la demarcación de Tarragona alcanza las 1.647 personas. Se trata de Horts de Miró, de carácter público; y Ballesol, la residencia construida en el espacio que ocupaba hasta hace unos meses el antiguo Cine Reus Palace. En total, estos dos nuevos equipamientos sumarán146 plazas, que complementarán las actuales 806 que hay en toda la ciudad. Concretamente, 24 serán públicas concertadas por la Generalitat -que corresponden a Horts de Miró- y 122, privadas -117 de las cuales son de Ballesol y cinco de Horts de Miró.

Los dos equipamientos ya están casi listos para ponerse en marcha. Según explica la concejal de Serveis Socials, Montserrat Vilella, en el caso de Horts de Miró únicamente quedan ultimar trámites administrativos por parte de la Generalitat «que en pocos días estarán listos y la residencia podrá abrir definitivamente puertas». Lo hará con algunos años de retraso. Y es que la situación política ha afectado de lleno su apertura. Por un lado, en 2017, y con el edificio ya finiquitado, la cesión de la consellera Dolors Bassa al fente del Departament de Treball i Afers Socials truncó el concurso de debía dotar de 24 plazas públicas la residencia. Posteriormente, la aplicación del artículo 155 paralizó el proyecto y las plazas otorgadas a la residencia quedaron sin adjudicar. 

Después de todos estos contratiempos, el procedimiento se reactivó en otoño con un convenio a tres partes, entre el Departament, Generalitat y la Fundació SAGESSA Social, que se encargará de la gestión del equipamiento. Posteriormente, en la sesión plenaria de diciembre, el Ayuntamiento de Reus dio luz verde a la signatura del convenio que debe propiciar la activación de las plazas «y ahora estamos pendientes del visto bueno de la Generalitat», añade Montserrat Vilella, que prevé que este último paso se de en los próximos días.

La residencia de Horts de Miró está dispuesta en dos plantas, cada una de ellas con una capacidad de 29 plazas y, por lo tanto, cuando el edificio esté totalmente operativo, tendrá capacidad para 58 personas. No obstante, ahora sólo abrirá el primer piso con 24 plazas públicas i cinco de privadas.

Paralelamente, el grupo Ballesol también está ultimando  algunos detalles para poner en marcha la residencia que ha construido en el solar del antiguo Cine Reus Palace, en el número 28 de la calle del Batan. Fuentes de Ballesol no han concretado una fecha de apertura, pero sí que han confirmado que todo avanza a buen ritmo y que se prevé que el equipamiento abra puertas en los próximos meses. Seguramente esta primavera. 

La capacidad de esta residencia será de 117 plazas y, según se avanza desde Ballesol, «una vez finalizado el proceso de autorización del centro con la Conselleria de Benestar Social, se espera alcanzar alrededor de 35 plazas concertadas, así como ayudas directas para la estancia en el centro».

En una superficie de alrededor de 5.750 metros cuadrados, se han levantado seis plantas, más una terraza descubierta convertible en un espacio para la realización de actividades. En total, el edificio dispone de 86 habituaciones: 55 individuales y 31 dobles. El resto de equipamiento se divide en unidades especializadas, como enfermería, sala de terapia, estimulación cognitiva, fisioterapia, unidad de psicologías, departamento de animación socio-cultural, despachos, salones, gimnasio, cocina, comedor, capilla, zonas verdes y un patio interior de 600 metros cuadrados.

Fuentes de Ballesol también avanzan que para la puesta en marcha de esta residencia se necesitarán contratar a 70 profesionales para cubrir todas las funciones necesarias: desde dirección a supervisores, médicos especialistas, enfermeros, geriatras o rehabilitadores. También se precisará de terapeutas, psicólogos, cocineros, trabajadores sociales y personal de mantenimiento.

Un paso para reducir la espera

La concejal de Serveis Socials, Montserrat Vilella, valora muy positivamente la próxima apertura de estas dos residencias en la ciudad. «Hay mucha gente que está esperando y es por este motivo que es tan importante que se creen nuevas plazas», afirma Vilella. En este sentido, y según cifras facilitadas por el Departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat de Catalunya, actualmente hay, en la provincia de Tarragona, una lista de espera de 1.647 personas, de las cuales, 472 están en una residencia de segunda opción y 350 reciben la Prestació Econòmica Vinculada (PEV). Con la apertura de la residencia Horts de Miro, la lista de espera para plazas públicas podrá avanzar 24 puestos. Por otro lado, también se crearán nuevas plazas privadas, que permitirán que más de un centenar de personas también puedan tener acceso a este servicio.

Todo esto se suma a las más de 100 plazas públicas abiertas desde 2012 en la ciudad, según subraya Vilella. La concejal también enfatiza que «hemos incrementado los servicios para la gente mayor que opta quedarse en casa». Y es que esta es una opción que muchas personas de la tercera edad escoge, «y debemos facilitar su comodidad», añade.

Temas

Comentarios