Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La caída del CF Reus golpea al sector hotelero de la ciudad

El alojamiento de equipos rivales era un complemento de la temporada de invierno

Montse Plana

Whatsapp
Reus futbol 01.jpg

Reus futbol 01.jpg

Cuando en 2016 el CF Reus subió a Segunda División A, la categoría de plata del fútbol español, no únicamente la afición lo celebró por todo lo alto. También lo hizo la ciudad y, sobre todo, el sector servicios. Las previsiones eran que el movimiento generado por afición y equipos visitantes dejara a la ciudad más de medio millón de euros anuales en el sector servicios. Pero el CF Reus no juega desde enero, después de ser expulsado de la Liga a raíz de los reiterados impagos a sus jugadores, y las repercusiones se han hecho notar en la ciudad.

«Ha perjudicado mucho», asegura la directora del Hotel NH Ciutat de Reus, Fanny Batlle. La mayoría de equipos visitantes que venían a la ciudad a jugar contra el CF Reus se alojaban en este hotel de la avenida de Marià Fortuny. Se trataba de un importante revulsivo durante la temporada baja. Era un complemento de otoño, invierno y primavera que ya no tenemos», añade Batlle, quien señala que la situación «no es buena para la ciudad». Y es que, durante los meses de competición, cada dos semanas llegaban a la ciudad, aproximadamente, una treintena de jugadores del equipo visitante que se alojaban en un hotel, además de los aficionados que venían a apoyar a su equipo.

En el caso del Hotel NH Ciutat de Reus, también aloja a equipos que juegan contra el Nàstic, como sucedió justo la semana pasada con el Numancia, «pero es algo muy puntual. Nada que ver con la actividad que teníamos con los partidos del CF Reus», añade la directora del hotel.
La crisis del club también ha golpeado otros hoteles de la ciudad, como es el caso de Reus Park, en la calle Jaume Vidal i Alcover. Su director, Magdaleno Pareja, subraya que «aunque no teníamos muchos equipos, nos iba muy bien que, al menos, una vez al mes, se alojasen jugadores, lo que suponía tener un 30% de ocupación en unos meses difíciles», explica Pareja.

El director de Reus Park recuerda que la ciudad acoge distintos eventos deportivos prácticamente todos los fines de semana. «Tenemos el hockey, la natación... pero cabe destacar que los jugadores de un equipo de fútbol de Segunda División A tienen un importante poder adquisitivo», añade Pareja. Más allá que el CF Reus no juegue desde hace meses, al director del Reus Park le preocupa la situación de la próxima temporada. «Por debajo de la 2a A, los equipos no son profesionales y la liga se disputa entre equipos de proximidad, que no se alojarán en la ciudad. Así que se trata de una muy mala noticia para el sector hotelero de Reus», explica Magdaleno Pareja.

Desde el Hotel Gaudí de Reus, su director, Alberto Fraile, señala que en su caso no alojaban prácticamente equipos de futbol, pero coincide en tachar la crisis del club como una situación «negativa» con la que «la ciudad se ha resentido».

¿Y la restauración?

El sector hotelero de Reus ha quedado tocado por la situación de crisis que vive su equipo de fútbol. ¿Y la restauración? Según ha podido constatar el Diari, la respuesta depende de la localización de los establecimientos. En el centro, los restaurantes consultados aseguran no haber notado nada, aunque se preveía que el fútbol de 2a A dejase más de 100.000 euros en restauración y 200.000 en comercio, bares, cafeterías y transportes. Más allá de estas previsiones, los restaurantes del centro aseguran no estar resentidos, porque dicen que tampoco notaban un aumento de clientela cuando venían equipos en la ciudad a jugar contra el Reus. El portavoz del Gremi d’Hostaleria de Reus, Albert Bagès, se muestra claro: «No, no nos ha afectado. Hay otras cuestiones que nos preocupan más que el fútbol».

Si se sale del centro de la ciudad, la situación cambia. En este sentido, los restaurantes que se encuentran en la zona del Estadi Municipal de Reus sí que se muestran preocupados. Es el caso de la Braseria La Nau, ubicado en la calle de Recasens i Mercadé, justo delante del campo de fútbol.  Por el aspecto de su fachada, con murales de temática futbolística, ya se da a entender que el deporte es parte importante de su negocio, y en su interior se confirma: en las paredes hay ilustraciones de los rojinegros acompañadas de las letras de «Reus Deportiu». «Nos está haciendo mucho daño», admite Benjamín Jiménez, desde detrás del mostrador. Para momentáneamente su actividad por explicar que todos los fines de semana llenaban el local. 

«Si el CF Reus jugaba en casa, esto era una locura, y si tocaba fuera, también llenábamos con aficionados del Reus porque proyectábamos los partidos», explica Jiménez. Tiene claro que la caída del club tiene «un efecto muy negativo». «Sin actividad deportiva, no hay movimiento en esta zona de la ciudad los fines de semana», lamenta. Y es que su local se encuentra en el polígono Agro Reus. Así que la actividad de los restaurantes de esta zona se basa, entre semana, en la industria y sus trabajadores, y los fines de semana eran, hasta hace unos meses, el movimiento de gente generado por el fútbol. 

Desde la Braseria La Nau también se muestran preocupados por las próximas temporadas. Y es que subrayan que el gran auge viene a raíz de la subida, en 2016, del CF Reus a Segunda División A, la primera vez en la historia del club en aconseguir este hito. Mientras tanto, a Benjamín Jiménez le queda el Barça. Según explica, «justo esta semana llenamos con el partido de la Champions. Vamos haciendo, pero ésto ya son cosas muy puntuales en comparación a la actividad anterior». Aun así, subraya que cada vez que se celebran campeonatos o que hay actividad en el Estadi Municipal, los restaurantes de la zona salen beneficiados, «pero nada que ver con lo que sucede con el fútbol».

Las cifras: El fútbol dejaba unos 600.000 euros anuales

Se calcula que la actividad del CF Reus a Segunda Divisón A dejaba a la ciudad unos 620.000 euros anuales, entre hoteles, restauración, comercios y bares. Esta es la cifra estimada que la Cambra de Comerç de Reus calculó en 2016 con la llegada del equipo local a la categoría de plata del fútbol español a través de un informe. En concreto, se calculó que el sector que se vería más beneficiado sería el hotelero, con casi 290.000 euros anuales entre aficionados, equipos, periodistas y árbitros. Por otro lado, la previsión era que el fútbol dejase unos 220.000 euros en los comercios, bares, cafeterías y transporte; y 100.000 en el sector de la restauración.

Temas

Comentarios

Lea También