Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Comercio

La calle Llovera de Reus suma 6 locales vacíos por los alquileres y el cierre de bancos

Los prohibitivos precios que se pagan por ocupar las tiendas y los efectos de las fusiones bancarias ralentizan la rotación

F.Gras/M.Just

Whatsapp
La calle Llovera ofrece en la actualidad una imagen insólita para su gran empuje comercial. Foto: Alfredo González

La calle Llovera ofrece en la actualidad una imagen insólita para su gran empuje comercial. Foto: Alfredo González

La calle Llovera afronta una época de grandes cambios. Una de las principales arterias comerciales de la ciudad presenta, a día de hoy, una imagen insólita con seis locales vacíos tras el cierre de la firma Mango. Y todavía se ampliará con uno más en las próximas semanas.

Desde hace unos días, la tienda Systemaction ha colgado el cartel de liquidación y prevé cerrar puertas el 25 de febrero. Este comercio de la calle Llovera es el único que la cadena de moda tenía en la ciudad. Por ahora se desconoce si abrirá nuevamente en Reus o Tarragona, o si apostará de nuevo por la zona de Barcelona, donde cuenta con casi una decena de tiendas. Fuentes consultadas por el Diari apuntan que el cierre no está relacionado con el hecho de que el comercio no funcione, sino que responde a una decisión estrictamente empresarial que podría estar relacionada con el alquiler del local.

El prohibitivo precio que se paga por ocupar un establecimiento en la codiciada calle Llovera es uno de los motivos que explicaría los últimos movimientos. Una tesitura histórica pero ampliada todavía más en los últimos tiempos con el final de los alquileres de renta antigua. Y es que, a diferencia de otras ocasiones, la rotación comercial parece haberse ralentizado mostrando la cara ‘B’ al buen momento que atraviesa el sector en la ciudad. Se desconocen las marcas comerciales que podrían ocupar los establecimientos que han quedado o quedarán vacíos.

Otro elemento diferencial surge del cierre de los locales que ocupaban las entidades bancarias a consecuencia de los procesos de fusiones y absorciones que se han dado en los últimos tiempos. En estos momentos, en la calle Llovera están disponibles los establecimientos del BBVA, esquina con la plaza Pintor Fortuny, del Banc Sabadell, en el edificio del Campanaret, y de la antigua Caja Postal/Argentaria. No obstante, en este último caso la situación es un tanto distinta, ya que lleva 14 años cerrado a consecuencia de una compleja cuestión de licencia urbanística.

Ampliando el radio sólo escasos metros, la situación de los locales sin ocupar de entidades bancarias de la calle Llovera también se da en la plaza Prim (la antigua oficina de Catalunya Caixa) y en plaza la Llibertat (antiguo Banesto).

Por lo que respecta al último cierre, el de la tienda Mango, ésta cerró sus puertas el pasado fin de semana tras 15 años de actividad. Según explicaron desde la propia empresa, la decisión surge por la intención de reafirmar su presencia en el centro comercial La Fira, donde están presentes desde su inauguración a través de lo que llaman una tienda megastore (que ofrece todas las líneas de hombre, mujer, niños, deporte y ropa interior).

El local que la firma tiene en el complejo comercial del Parc Sant Jordi triplica la superficie que tenía el establecimiento en el centro de la ciudad, que es de 285 metros cuadrados.

La tienda del Banc de Reus

También ha bajado la persiana recientemente la tienda GMN Moda Home que, en el año 2011, abrió puertas en los bajos del histórico y emblemático Banc de Reus en el Raval de Santa Anna. El edificio tiene un gran valor simbólico para la capital del Baix Camp, ya que durante 70 años (desde mediados de los 60 del siglo XIX hasta 1933) albergó el Banc de Reus.

El inmueble también fue la sede del Banco Central, que cerró sus puertas en los años 90. Posteriormente, el edificio –cuya configuración arquitectónica es muy singular– fue adquirido por un grupo inversor ucraniano y, finalmente, se hizo con él Restaura, una firma que en todo el Estado se dedica a la adquisición de inmuebles, con inquilinos o no, para rehabilitarlos y posteriormente ponerlos a la venta.

Temas

  • REUS

Lea También