La cantera de los futuros científicos

‘Tastet de Ciència’. Una treintena de centros educativos participaron ayer en el certamen que organizaba un año más el Centre de Recursos Pedagògics del Baix Camp

F. Gras

Whatsapp
Tres jóvenes, probeta en mano, intentando crear ayer un arcoíris líquido. FOTO: alba mariné

Tres jóvenes, probeta en mano, intentando crear ayer un arcoíris líquido. FOTO: alba mariné

Serías capaz de crear un arcoíris líquido? Éste es el reto que proponían las alumnas del Institut Salvador Vilaseca de Reus a todos los jóvenes que ayer visitaban su stand instalado en la plaza de l’Univers, justo frente al centro comercial La Fira. La solución, explicaban las estudiantes, consistía en conjugar de forma idónea las densidades del aceite, el agua, el alcohol, el jabón y la miel para lograr el efecto colorido. El resultado, viendo a los jóvenes mezclando correctamente los líquidos en las probetas, era sorprendente. «Es una práctica que hemos estado trabajado en clase», explicaban Laia, Marina, Clàudia y Ariadna.

El arcoíris líquido era una de las muchas propuestas que ayer se podían probar en la feria Tastet de Ciència que, un año más, organizaba el Centre de Recursos Pedagògics del Baix Camp. Un certamen que, con el tiempo, se ha convertido en una auténtica cantera para los futuros científicos y «un proyecto para mostrar los trabajos que se realizan en clase y fomentar la curiosidad por la investigación científica, matemática y tecnológica», explicaban los organizadores.

Alejados de las probetas, otras escuelas hacían gala de sus habilidades en robótica. Éste era el caso del colegio Cardenal Vidal i Barraquer con una muestra de distintos robots que los jóvenes podían controlar con una tablet. Una propuesta que llamaba poderosamente la atención. De hecho, en la edición de este 2019 también se habilitó un espacio destinado a los robots en la segunda planta del centro comercial. Mención a parte también por la actividad impulsada por el Museu de les Matemàtiques de Catalunya (MMACA) y su innovador juego de cúpulas ideadas por Leonardo da Vinci a través de piezas de madera. 

Y así hasta una treintena de propuestas científicas planteadas por los centros educativos participantes en la feria que, un año más, también contó con la colaboración de divulgadores científicos más allá de los alumnos y profesores de distintos ciclos formativos. 

Una jornada redonda

Tanto los participantes como los organizadores valoraban la jornada de ayer como muy satisfactoria tanto por el nivel mostrado por las escuelas e institutos participantes como por la afluencia de público durante toda la tarde. El sol radiante y una temperatura más propia del verano hicieron que el evento fuera todavía más exitoso. 

Cabe recordar que las dos primeras ediciones del certamen científico, la de ayer fue su sexta edición, se celebraron en la plaza Evarist Fàbregas de El Pallol, pero que el interés de los centros hizo que se buscara un espacio más amplio como el de la plaza de l’Univers.

Temas

Comentarios

Lea También