Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La centralidad comercial de Reus se mueve hacia el norte de la ciudad

La gran oferta de aparcamiento y la llegada de La Fira han ayudado a la apertura de negocios en el entorno de la Llibertat

Joan Morales

Whatsapp
La intersección entre la avenida Prat de la Riba, la calle Llovera y la plaza de la Llibertat ha visto incrementado el flujo de peatones. Foto: Alba Mariné

La intersección entre la avenida Prat de la Riba, la calle Llovera y la plaza de la Llibertat ha visto incrementado el flujo de peatones. Foto: Alba Mariné

El epicentro comercial de Reus se ha situado desde hace muchos años en las calles Llovera y Monterols y, en cierta medida, en el entorno de la plaza del Mercadal, especialmente la calle Jesús y el Raval de Jesús. La típica imagen de la calle repleta de gente durante la campaña de Navidad históricamente siempre se ha captado un sábado por la tarde en Llovera o Monterols. Fuera de aquí, el flujo comercial ha ido decayendo cuanto más te alejabas del centro, y algunos negocios han tenido problemas para sobrevivir más allá de la segunda corona de la ciudad.

Pero los tiempos están cambiando y la zona norte de Reus, más allá de la calle Llovera y en el entorno de la plaza de la Llibertat, se está ofreciendo como un espacio revitalizado, por donde pasa mucha más gente y se está produciendo mucho movimiento comercial. El ejemplo más claro lo tenemos en la avenida Prat de la Riba, que conecta la plaza de la Llibertat con el paseo Sunyer, donde en los últimos meses han abierto muchas tiendas nuevas, algunas de ellas especializadas.

El presidente de la Unió de Botiguers de Reus, Àlfred Pitarch, confirma esta tendencia y explica al Diari que «desde la Unió de Botiguers hemos constatado en los últimos tiempos que existe mucho interés por el alquiler de locales, por ejemplo, en Prat de la Riba y que la centralidad comercial de la ciudad se está moviendo hacia el norte».

Entre las causas que han podido provocar este cambio de tendencia comercial encontraríamos la facilidad para aparcar. Aunque los parkings municipales de Oques y la Llibertat hace muchos años que existen, recientemente han sufrido una reforma –en el caso del primero- y una ampliación de plazas, por lo que se refiere al de la Llibertat». La gente quiere facilidad para aparcar, y en esta zona norte de la ciudad tiene mucha oferta de aparcamiento», relata Pitarch, quien también recuerda que «Reus también cuenta con el clásico comprador que nos visita del resto de la comarca y de ciudades vecinas, sobre todo los sábados. Esta gente suele aparcar en la Llibertat para después realizar el recorrido por las calles del centro, por lo que el flujo de personas que camina por esta zona es muy importante».

El factor Fira

Otro factor importante que ha contribuido a la revitalización del entorno de la plaza de la Llibertat ha sido la apertura de La Fira Centre Comercial. Está claro que con su llegada existe otro epicentro fuerte, desde un punto de vista comercial, que atrae a mucha gente hacia esa zona, además reforzado por el aparcamiento que ofrece a sus clientes. En este sentido, el presidente de la Unió de Botiguers de Reus tiene muy claro que «si trazamos una línea para unir el centro de la ciudad con La Fira Centre Comercial está claro que pasamos por la plaza de la Llibertat y su entorno. Eso significa que habrá mucha más gente que pasará por allí».

Riera Miró, el contrapunto

Pero mientras algunas calles de la ciudad viven un momento dulce desde un punto de vista comercial, otras –especialmente de la segunda corona - sobreviven como pueden. Es el caso de la Riera de Miró, una vía que curiosamente está bastante cerca de La Fira Centre Comercial pero que para nada se ha visto beneficiada por su efecto llamada.

Basta con darse una vuelta por esta larga calle (que conecta la avenida de Sant Jordi y la zona norte de Reus con el barrio del Carrilet) para comprobar la presencia de decenas de comercios con la persiana bajada y el cartel colgado de ‘en alquiler’ o ‘en venta’.

Temas

  • REUS

Lea También