Más de Reus

Reus Opinió

La chapuza del carril bici

El carril bici de la avenida de Falset ha podido solucionar el problema de la movilidad de los ciclistas, pero ha creado otro: que circular cada mañana en coche sea un suplicio

Joan Morales

Whatsapp
Imagen del 16 de febrero, entre las 8 y las 9 de la mañana, de la avenida de Falset. Foto: Alfredo González/DT

Imagen del 16 de febrero, entre las 8 y las 9 de la mañana, de la avenida de Falset. Foto: Alfredo González/DT

¿Sirve de alguna cosa solucionar un problema si ello comporta crear uno nuevo? Desconozco el número de personas que utilizan diariamente la bicicleta para trasladarse desde los barrios Sol i Vista y Pelai hasta el centro, por la avenida de Falset. Pero lo que sí tengo muy claro (tampoco hace falta ser un lumbreras para llegar a esta conclusión) es que esta avenida es una importante arteria para el tráfico rodado, tanto para los vehículos que acceden al polígono Agro-Reus como para los que entran y salen de la ciudad, conectando con la variante Sur de Reus (T-11).

Históricamente, la ciudad ha adolecido de una red de carriles bici en condicones. Los pocos que hay están inconexos y los usuarios de la bicicleta siempre han reclamado, con toda la razón del mundo, al ayuntamiento que apueste de una manera valiente por facilitar la movilidad sobre dos ruedas. Hasta aquí, nada que objetar. Es más, un servidor -a pesar de no ser usuario de la bicicleta- siempre ha defendido que la ciudad cuente con una red potente de carriles bici.

Que el consistorio parece que se ha puesto las pilas en este tema es una realidad. La creación de un plan específico de la bicicleta es la muestra de que va en serio. No obstante, eso no quita que las cosas se hagan de manera coherente y aplicando el sentido común.

Empecemos por preguntarnos si hacía falta un carril bici entre la plaza del Nucli y los barrios Sol i Vista y Pelai. Vamos a suponer que sí, porque hay un número considerable de ciudadanos que circulan en bicicleta por la avenida de Falset y, para velar por su seguridad, necesitan de un carril específico. Correcto. Habilitemos pues un carril bici. Pero ¿dónde? La avenida, en este tramo de menos de un kilómetro, cuenta con una acera ancha que no está excesivamente transitada por peatones y en la que, bajo mi modesta opinión, cabe perfectamente un carril bici. En cambio, la solución ha sido ‘comerse’ uno de los dos carriles de salida de la ciudad (en direcciónFalset) .

La consecuencia ha sido que, entre la plaza del Nucli y la rotonda del Pere Mata, solamente ha quedado habilitado un carril para los coches. Circular en horas punta por este tramo es un auténtico suplicio. No hay que olvidar que en esta zona está el polígono industrial de la ciudad, por lo que los ciudadanos que tienen que desplazarse cada mañana hasta su lugar de trabajo tienen que soportar una larga cola, mientras a su lado el carril bici está desierto.

Curiosamente, las quejas de algunos de estos conductores, recogidas por el Diari de Tarragona en su edición del pasado 17 de febrero, han coincidido en el tiempo con las de los vecinos de la Urbanitzación Blancafort, quienes el pasado 11 de este mes cortaron la carretera de Misericòrdia para reclamar una acera, con carril bici incluido, entre la urbanización y la rotonda de la T-11. Aquí sí que es prioritaria esta acera, ya que los ciudadanos que optan por desplazarse a pie hasta el Santuari de Misericòrdia tienen que hacerlo por una carretera sin arcén y sin acera, con el peligro que esto comporta.

Desde la concejalía de Urbanisme del Ayuntamiento de Reus explicaban hace unos días al Diari que la empresa responsable de la puesta en marcha del carril bici de la avenida de Falset está redactando un informe para estudiar el caso y no descarta aplicar cambios o posibles mejoras en su aplicación. Rectificar siempre es de sabios y hay que inventar algo para que, en esta avenida, puedan transitar tranquilamente los ciclistas pero sin tener al lado una cola de coches todas las mañanas.

n n n

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También