Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La chica que soñaba con una cerilla... en Reus

Empieza el juicio contra la mujer acusada de prender fuego en un piso para intentar matar la expareja

ACN

Whatsapp
FOTO: ACN

FOTO: ACN

Este miércoles ha empezado en la Audiencia de Tarragona el juicio contra la mujer que la madrugada del 29 de enero del 2018 prendió fuego a un piso de Reus para intentar matar la expareja, según la fiscalía. Los dos convivían en el inmueble, ocupado ilegalmente, y habían protagonizado varios episodios conflictivos y discusiones.

El ministerio público sostiene que, en aquella ocasión, el hombre no dejó entrar la mujer al piso y ésta, que iba bebida y había consumido drogas, rompió el cristal de una ventana que daba a la escalera y prendió fuego a unos colchones mientras él dormía. La acusada se enfrenta a 15 años de prisión. El hombre ha declarado en el tribunal que lo despertó el humo, que “se ahogaba” y que sintió como ella gritaba “que abriera la puerta”.

Piden 15 años por prender fuego a un piso con su pareja dentro en Reus

La Fiscalía de Tarragona pide 15 años de prisión para una mujer acusada de prender fuego al piso de su pareja en Reus en enero del año pasado. Está acusada de un delito de incendio con riesgo para la vida o integridad física de las personas y otro de tentativa de asesinado.

Unas horas antes, la policía ya había tenido que intervenir porque la acusada impedía la entrada del hombre en la vivienda. “Ella me dijo que no tenía donde ir y que dormía en la calle, así que dejé que se quedara a dormir dos días en la casa, pero después ella se quería quedar el piso”, ha relatado la víctima.

La situación, pero, se resolvió, el hombre pudo acceder al piso y la mujer se fue. Posteriormente, sobre las dos de la madrugada del 29 de enero, la procesada volvió y se encontró que ahora era él quien no la dejaba entrar. “Siempre venía por la noche borracha a molestarme”, ha lamentado el hombre.

Según la fiscalía, la mujer empezó a gritar para que abriera la puerta y, como que ninguno de los dos no cedía, un vecino acabó llamando a la Guàrdia Urbana. La patrulla acudió al lugar y, teniendo en cuenta los episodios conflictivos que ya habían protagonizado antes y que la mujer mostraba síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas, los agentes le pidieron que se fuera y la acompañaron hasta la calle.

Aun así, la mujer volvió a subir al segundo piso y, “con la intención de atentar contra la vida del hombre, o siendo consciente de que su acción podía ocasionarle la muerte”, rompió el cristal de la ventana enrejada que daba al rellano y aplicó una llama directamente sobre unos colchones y unas telas que había apoyados a la pared para prender fuego en la casa mientras el hombre dormía. Las llamas se propagaron rápidamente por todo el domicilio y, a su vez, la procesada huyó.

La víctima dice que lo despertó el humo y que sintió como ella gritaba “que abriera la puerta”

La víctima ha declarado que se despertó por el humo, que sintió que "se ahogaba" y que le resultó imposible abrir la puerta de la vivienda para poder escapar. Ha dicho que sintió que la mujer gritaba “que abriera la puerta”, pero que no vio si fue ella quién inició el fuego. Aun así, se ha mostrado convencido por la versión que dieron los vecinos: “Ella rompió la ventana y prendió fuego a los colchones. Vi como el fuego en los colchones había empezado desde arriba”, ha relatado.

Como que no podía salir por la gran cantidad de humo presente en la vivienda, el hombre rompió el cristal de la ventana de la fachada, se cogió a unos cables de luz que colgaban y se mantuvo en aquella posición durante más de quince minutos hasta que los bomberos lo rescataron. “Los vecinos desde la calle me decían que no me tirara y yo me estaba quemando”, ha explicado. La víctima, que ha pedido declarar sin tener contacto visual con la acusada, ha admitido que aquella noche él también estaba afectado por el consumo de alcohol.

El hombre resultó intoxicado por el humo y sufrió quemaduras de segundo grado en las orejas, las manos y la espalda que requirieron de un tratamiento quirúrgico rehabilitador. Pasó 18 días ingresado en el Hospital de la Vall d'Hebrón -tres de ellos a la UCI- y tardó cerca de medio año en recuperarse de las heridas. Este miércoles ha dicho que sufre dolores de cabeza por las noches y que ha perdido bastante tactoen las manos, lo cual le dificulta poder trabajar al campo.

La fiscalía destaca que, si no hubiera estado por la rápida intervención de los servicios de emergencia, el fuego se hubiera podido propagar por el resto del bloque, de cinco pisos de altura y 12 viviendas por planta. En el momento de producirse el incendio, la mayoría de vecinos del edificio dormían en los respectivos domicilios. Según el escrito del fiscal, el SEM atendió a tres personas por inhalación de humo -entre los cuales un bebé de nuevo meses-, a pesar de que hubo una quincena de afectados.

Según la fiscalía, el anterior propietario hizo la dación en pago del piso a Bankia pero asintió que la víctima lo ocupara de forma ilegal. La procesada, de 36 años, convivía con el hombre, a pesar de que ya no eran pareja. 

La mujer sigue en prisión preventiva

El juzgado de guardia de Reus decretó prisión provisional para la mujer, atendiendo la gravedad de los delitos y el riesgo de fuga, dado que no pudo acreditar ningún arraigo en territorio español, ni tampoco económico ni laboral. Además, la mujer, de nacionalidad marroquí, ya había sido detenida en 2016 por su participación en un intento de homicidio de su hija menor de edad, que en el momento del incendio estaba en un centro de menores.

Por todo ello, la fiscalía pide 15 años de prisión para la mujer por un supuesto delito de incendio con riesgo para la vida o la integridad física de las personas, en concurso ideal con un delito de asesinato en grado de tentativa, además de los tres delitos leves de lesiones por los cuales pide 630 euros de multa, y el pago de las costas judiciales.

El ministerio público aprecia la atenuante analógica de consumo de bebidas alcohólicas. Además, las analíticas hechas a la mujer también apuntaron la presencia de cocaína y de derivados del cannabis.

En cuanto a la responsabilidad civil, la fiscalía pide que la mujer pague una indemnización de 17.340 euros a la expareja por las lesiones, y de 60 euros para cada uno de los tres vecinos intoxicados por humo. Además, quiere que abone 31.023 euros a la entidad propietaria del piso y 8.954,97 a la comunidad de propietarios por los daños ocasionados por el suceso.

La defensa pide la absolución

Por su parte, el abogado de la defensa, Ramon Martínez, pide la absolución de la mujer porque no se ha podido acreditar que fue ella quién prendió fuego al piso. Según el abogado, la principal prueba de cargo es una vecina que oyó como se rompía la ventana. Alternativamente, el letrado solicita 3 años y 8 meses de prisión por un supuesto delito de asesinato en grado de tentativa en concurso con un delito de incendio, con el atenuante muy calificada de drogadicción, dado que la mujer había consumido alcohol, cannabis y cocaína en el momento de los hechos.

El juicio continuará este jueves y viernes con la declaración de varios testigos, policías y peritos, mientras que la procesada será la última a declarar.

Temas

Comentarios

Lea También