La ciudadanía de Reus aplaude el ‘sí’ definitivo al futuro apeadero de Bellissens

Vecinos y estudiantes destacan la necesidad de que la zona sur de Reus esté también conectada con el tren

M. PLANA/C. MARSIÑACH

Whatsapp
Punto donde se tendría que ubicar el futuro apeadero de Bellissens, entre la URV y la zona de Mas Iglesias. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Punto donde se tendría que ubicar el futuro apeadero de Bellissens, entre la URV y la zona de Mas Iglesias. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Definitivo: en 2021 empezará a dibujarse el futuro apeadero de Bellissens. Han tenido que pasar dos décadas para que se diera luz verde a esta estación que dará servicio a la zona sur de Reus, ámbito que cuenta con el Hospital Sant Joan, el Campus Bellissens de la URV, el polígono Tecnoparc y firaReus. Como anunció el Ayuntamiento de Reus este lunes, la licitación que permitirá la redacción del proyecto se iniciará a principios del próximo año, lo que supone el inicio de la recta final, tras años de estudios de demanda y análisis de viabilidad. Cuando la redacción del proyecto esté lista, sólo quedará la ejecución de las obras.

Ante este anuncio, la reacción de la ciudadanía ha sido unánime: un suspiro mayúsculo. «Es muy necesario el apeadero de Bellissens. Es una larga reivindicación e incluso desde la FAVR se recogieron firmas que fueron presentadas en Madrid», señala el presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), Marcos Massó. Recuerda que la infraestructura será muy útil para los vecinos de la zona sur de la capital del Baix Camp, «y es que ahora, la estación les queda literalmente a la otra punta de ciudad, y esto dificulta mucho las cosas». A raíz de las firmas para que el apeadero tirase adelante, Massó recuerda que el año pasado la FAVR recibió una carta de Fomento con el compromiso de que el apeadero sería una realidad. «Hace demasiados años que se arrastra el tema, pero si al final es una realidad, pues es muy bienvenido», subraya el presidente de la FAVR.

Cabe recordar que el futuro apeadero estará ubicado en la zona donde está la URV, justo al lado de Mas Iglesias y cerca también de la estación de buses. Una zona con un importante volumen de ciudadanos.

De entre los colectivos que más aplauden la definitiva apuesta por el futuro apeadero de Bellissens, destacan especialmente los estudiantes del Campus de la Universitat Rovira i Virgili. En un curso normal, aproximadamente un 10% de estudiantes de la universidad se desplazan a diario en tren, «y más usarían este medio de transporte para dirigirse a Reus si hubiese más facilidades», opina Maria, alumna del segundo curso de Fisioterapia. Ella es de Vilanova i la Geltrú y este curso había optado por alquilar un piso en Reus ante las dificultades que el año pasado tuvo para desplazarse a diario hasta el campus. Ante la suspensión de las clases presenciales en la universidad, Maria ha vuelto a Vilanova y se desplaza en tren hasta Reus los días puntuales que tiene alguna clase práctica. «Desde Vilanova, no hay bus directo hasta Reus, sino que tienes que hacer cambio en Tarragona y tardas mucho. Así que la mejor opción es el tren, pero es también muy dificultoso. Y es que la estación de Reus está a 40 minutos andando de la universidad y, o vas a pie o coges un bus urbano hasta la universidad. Es imposible llegar puntual a clase a las ocho de la mañana», se queja esta joven estudiante, que ve con muy buenos ojos el proyecto. «Sabía que había la intención de hacer en Bellissens un apeadero, pero no pensaba que realmente lo acabasen construyendo, así que lo veo más que perfecto. Será muy útil y facilitará muchísimo las cosas a los estudiantes. Yo me vi forzada a alquilar un piso en Reus precisamente por las malas comunicaciones y las dificultades», añade.

En el tercer curso también de Fisioterapia, dos estudiantes más son o han sido usuarias de tren para ir a estudiar. Esther, por ejemplo, recuerdo que durante el primer curso usaba muy frecuentemente este medio de transporte para dirigirse al campus. «En aquel momento vivía en Tarragona y cogía el tren para ir a la universidad. Pero el gran problema es que la estación en Reus está muy lejos de Bellissens. Ahora vivo en Reus», detalla Esther.

Almudena, compañera de clase, también detalla que vive en Tarragona, justo al lado de la estación de trenes, por lo que, de entrada, le iría mejor ir en tren, «pero con lo lejos que te deja, me va mejor ir hasta la Imperial Tarraco y coger un bus que, al menos, te deja cerca de Bellissens». En su caso, desconocía el proyecto, pero se muestra muy positiva con el futuro apeadero. «Creo que será una muy buena opción, pensando tanto en los estudiantes de la URV como la gente que va al Hospital Sant Joan», opina por su parte Marta, otra estudiante.

Los usuarios del Hospital Sant Joan también ven con buenos ojos que finalmente el Gobierno haya validado la instalación de un apeadero en Bellissens.

Lluís es de Reus y siempre que tiene que ir al Hospital lo hace en coche o en autobús pero considera que «será muy positivo para la ciudad, hacía mucho tiempo que se estaba reclamando (…) sobretodo lo agradecerá la gente de las poblaciones cercanas que tendrán más opciones que coger su coche para ir al Hospital».

Por su parte Anna, también lo valora positivamente. Ella es de Alcanar pero hace tiempo que vive en Reus. «Está bien que hagan un apeadero porque esta zona quedaba muy desconectada, en las afueras de la ciudad», y reconoce que ella siempre viene en coche porque «las combinaciones de autobús son un desastre». Aun así, espera que «lo hayan estudiado bien porque si tiene que ser una estación fantasma como la Ulldecona y con pocas conexiones, no vale la pena».

Otros como Sílvia, de Vilaplana no tienen más remedio que desplazarse en coche para ir al Hospital: «En los pueblos estamos menos conectados», dice.

El proyecto hace décadas que se arrastra. Ya a finales de los años 90 se hablaba del futuro apeadero ferroviario en la zona de Bellissens y, 20 años más tarde –a principios de este 2020–, todavía no había un compromiso firme para llevarse a cabo. Ha sido a lo largo de este año que, a pesar de haber la pandemia de la Covid-19, se ha avanzado más en una apuesta decidido en esta infraestructura. Fue en junio que Adif, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias dependiente del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno Central, dio el visto bueno al estudio de demanda del proyecto presentado por el Ayuntamiento de Reus. Documento que ya tenía como antecedente un previo y favorable estudio de análisis de viabilidad técnica y demanda redactado en 2015 por la Generalitat de Catalunya.

Informes positivos

El último informe, el de Adif, revela que Bellissens es una zona de atracción, dado que tiene equipamientos relevantes como el Hospital Sant Joan, el campus de la URV, el polígono Tecnoparc y firaReus, además de zonas residenciales.

Posteriormente, justo este lunes, la Secretaría General de Infraestructuras y Estudios del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y Adif confirmaron al Ayuntamiento que el estudio funcional de la estación de Bellissens es positivo. Así, se anunciaba que el próximo paso será el inicio de la licitación de la redacción del proyecto a principios de 2021.

Temas

Comentarios

Lea También