Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Esportistes

'La competición te permite forjar unos valores y viajar'

Víctor Corpas, Karateka

Cristina Valls

Whatsapp
Víctor Corpas con el uniforme de karateka. FOTO: CEDIDA.

Víctor Corpas con el uniforme de karateka. FOTO: CEDIDA.


- ¿Cuando empezó con el karate?

- Lo practico desde que tengo uso de razón. Mis padres me apuntaron y forma parte de mi vida. Ahora con 36 años, y tras retirarme de la competición, sigo asistiendo a los entrenamientos. De hecho, van adheridos a mi rutina diaria. El karate te enseña valores imprescindibles.

- ¿Cómo cuales?

- El respeto, el esfuerzo y la responsabilidad, por ejemplo. Además, siempre he ido al mismo gimnasio, la Associació Do de Karate y siempre he tenido el mismo profesor, José Trinidad, una persona a quien le agradezco muchas cosas. Ha sido un educador más en mi vida. A parte de enseñar karate, conoces muchos otros aspectos de ti mismo en el tatami.

- ¿Qué puede decir de la competición?

- Durante mucho tiempo entrené para ello. A los 34, decidí dejarlo, porque tenía más responsabilidades. Empecé a prepararme muy joven de hecho- Con ocho años. Me esforzaba por mejorar y el ambiente que había me gustaba, porque era muy competitivo pero a la vez muy sano. Empecé a descubrir los katas, las formas de defensa, y distingues con qué partes del cuerpo se golpea.

- Memorizar con el cuerpo...

- Exacto. Evidentemente, si no se practica se olvida, tiene que salir automático. La clave de interiorizarlo es practicar una y otra vez. Son complicados de aprender aun así, porque son muchos movimientos y direcciones. Incluso a veces no se trata de sólo memorizar movimientos. Has de pasar tiempo desarrollando la musculatura, ya sea haciendo estiramientos, corriendo e incluso haciendo pesas. Todo forma parte del proceso.

- ¿Cuando empezó pues a competir?

- A los 12 años me inicié en los combates. Desde entonces participé en todos los campeonatos de Catalunya, he conseguido distintos podios, formé parte de la Federació Catalana de Karate, estuve en varios campeonatos nacionales representando a Catalunya y participé en la World Karate Federation, que trabaja por estilos. En este caso, peleé a nivel europeo e internacional. A nivel individual, formé parte de un equipo formado para pelear en el Campeonato del Mundo, que se realizó en Chicago. Quedamos terceros. A nivel europeo, a lo máximo que llegamos los compañeros de gimnasio fue a la tercera posición a nivel europeo y en el estilo Shotokan, que es el primer estilo de karate-Do japonés.

- ¡Cuantos logros!

- La competición te permite forjar unos valores y viajar. Conoces muchísima gente y eso llena. El karate me ha aportado mucho. En la Associació Do, el gimnasio en el que estoy, somos como una gran familia. Todos nos conocemos.

- Son muchos años compitiendo, nunca se planteó ejercer como entrenador?

- Lo que estoy haciendo ahora es participar en las clases de competición. Sigo entrenando con ellos. Somos un grupo reducido, pues no todo el mundo tiene la voluntad de competir. Algún día, si es necesario, suelo conducir la clase, sobre todo porque soy veterano.

- ¿Cómo encuentra las nuevas hornadas de jóvenes que empiezan a practicar karate?

- Ha habido un cambio notable, si lo comparamos con mi generación. Ahora encuentro que es más complicado enseñar y motivar. Todo va evolucionando, claro. Pero el concepto del respeto está mucho más difuminado, e incluso la implicación es diferente. Algunos aprendices se rinden fácilmente, y lo que queremos es que sean perseverantes.

- ¿Y lo consiguen?

- Luchamos porque así sea. Les hacemos repetir, y desde luego siempre estaremos ahí para darles un pequeño empujón.

Temas

  • REUS

Lea También