Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cooperativa Llars Familiars crea 13 viviendas sociales en Reus en cuatro años

La entidad acaba de restaurar y ampliar uno de los inmuebles gestionados. En total da servicio a 38 personas

Montse Plana

Whatsapp
Socios de la cooperativa Llars Familiars y su presidente, Josep Moreno (derecha), ante la casa rehabilitada. FOTO: Alfredo González

Socios de la cooperativa Llars Familiars y su presidente, Josep Moreno (derecha), ante la casa rehabilitada. FOTO: Alfredo González

Núria Sampedro tiene 42 años y es natural de Vilanova d’Escornalbou. Le diagnosticaron cáncer de mama y, con lo que percibe del paro, tiene que hacerse cargo de sus hijos y su madre, que tiene una pequeña pensión. La situación era precaria y, además, la casa de Vilanova d’Escornalbou «era muy vieja, con grietas y padecíamos inundaciones», recuerda Núria. Fue un amigo suyo que le informó que existía Llars Familiars, una cooperativa «basada en el modelo alemán, en el que los socios hacen una aportación, por lo que tienen derecho de uso de vivienda», describe el presidente y líder de este proyecto nacido en 2015, Josep Moreno. A partir de este contacto, Núria y su familia pudieron mudarse y vivir en un nuevo hogar: primero en Maspujols y, desde hace un año, están establecidos en Reus. «Es una iniciativa con la que se hace un trabajo extraordinario», dice Núria.

Ella es una de las socias y beneficiarias de Llars Familiars. En cuatro años, esta cooperativa ha conseguido gestionar 13 casas en la capital del Baix Camp destinadas a viviendas sociales, con lo que se da cobijo a 38 personas. «Queremos hacer todo lo que sea posible para ayudar a las familias con dificultades», destaca. El proyecto echó a andar en 2015, con la adquisición de dos inmuebles en el barrio de Sant Josep Obrer, financiados por COOP57 y el aval mancomunado de un centenar de personas. Desde entonces, la cooperativa no ha hecho más que crecer, primero con la cesión por parte de l’Agència de l’Habitatge de Catalunya de ocho inmuebles y hasta llegar a las actuales 13 viviendas. Además, ahora han terminado los trabajos de reforma y ampliación de una de las viviendas, en el Passatge Mare de Déu de la Paloma. «Los trabajos eran necesarios por adaptarse a las necesidades de la familia», decía ayer Moreno, mientras enseñaba la nueva planta habilitada. 

«Es un ángel»

En la cooperativa también se encuentran Marcos Diego y Maria Lourdes Torrente, de 47 y 55 años. Tiempo atrás vivían compartiendo habitación, «pagando mucho y sin intimidad –dicen–, pero gracias a Manel Moreno encontramos hace un par de meses un piso con una habitación». Ellos están a la espera de poder hacer uso de alguna vivienda de la cooperativa, y no son los únicos. Las necesidades no terminan y, como recordó ayer la concejala de Benestar Social, Montserrat Vilella, «es una cuestión que tenemos que resolver entre todos y con distintas fórmulas».

Requisitos para acceder a la bolsa de alquiler asequible del Ayuntamiento

Paralelamente, Reus dispone, desde 2013, de una bolsa de alquiler asequible. Se trata de una herramienta que quiere dar respuesta a las necesidades de vivienda y que se gestiona desde las áreas de Benestar Social y Arquitectura i Urbanisme del Ayuntameinto de Reus. El objetivo es facilitar un alquiler que no sea superior al 20-30% de los ingresos del beneficiario, que tienen que ser de entre 6.000 y 10.000 euros. Pero, ¿qué requisitos se necesitan para poder acceder a esta bolsa? Según se especifica en la página web del consistorio, por un lado, el solicitante tiene que estar inscrito en el Registre de Sol·licitants d’Habitatge amb Protecció Oficial de Catalunya; tiene que ser mayor de edad y estar empadronado en Reus con una antigüedad mínima de 3 años. La persona solicitante no puede ser titular de pleno dominio o de un derecho real de uso de alguna vivienda. Además, tienen que acreditar que sus ingresos ponderados (teniendo en cuenta el cómputo anual del último ejercicio fiscal) sean superiores a: 9.298,93 (un único miembro), 9.586,53 (dos miembros), 9.998,85 (tres miembros), o de 10.034,46, en el caso que la unidad familiar sea de cuatro o más miembros. También se tienen que acreditar unos ingresos propios de 6.000 euros y una fuente regular, y acreditar viabilidad económica para asumir el pago del alquiler.

La oferta en Reus es de 160 pisos

Reus dispone, según cifras del pasado mes de noviembre, de 160 inmuebles de vivienda social repartidos en cuatro promociones: Mas Bertran I (30), Mas Bertran II (68), Granja Massó (16) y la de la Patacada (46). Del total, 45 de ellas  forman parte del programa municipal de Borsa d’Habitatge Assequible, que coordina los servicios sociales del Ayuntamiento de Reus. En la actualidad, el índice de ocupación de estas viviendas se sitúa en el 93%, un dato que demuestra la necesidad que existe en la ciudad. Paralelamente, el pasado mes de marzo se anunciaba que Incasòl estudiaría la construcción de 15 viviendas sociales en el barrio del Carme, lo que permitiría ampliar el parque en la capital del Baix Camp.

Temas

Comentarios

Lea También