Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La declaración de la independencia desata la euforia en Reus

Más de 300 personas han seguido el pleno del Parlament desde la plaza del Mercadal y han estallado de alegría tras la proclamación de la República catalana. Los abrazos y los llantos de emoción han dejado paso al cava, los petardos y la celebración

Francesc Gras

Whatsapp
El Mercadal ha estallado de alegría con el final del recuento de los votos en el Parlament. Foto: A. González

El Mercadal ha estallado de alegría con el final del recuento de los votos en el Parlament. Foto: A. González

La plaza del Mercadal de Reus ha celebrado la independencia de Catalunya por todo lo alto. A diferencia de lo que ocurrió hace tan solo diecisiete días, la euforia se ha desatado entre las más de 300 personas presentes en la plaza cuando la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha proclamado la República catalana independiente.

Sus palabras han derivado en un estallido de abrazos, gritos de in-inde-independència y llantos de emoción que han dejado paso después al cava, los petardos y la celebración. Unos festejos que han continuado en el balcón del Ayuntamiento de Reus, donde los concejales de la CUP han desplegado una gran bandera con el lema Hola República y una estelada.

Desde las 12 del mediodía, un centenar de personas ha seguido con la máxima atención todo lo que ocurría en el Parlament de Catalunya a través de la pantalla gigante instalada en la plaza del Mercadal por la ANC-Reus per la Independència y Òmnium Baix Camp. Como todo apuntaba a que la mañana sería muy larga, muchos ya habían llegado de casa preparados con bancos y mochilas cargadas con bebidas y algún bocadillo. La mayoría intentaba evitar el sol de justicia que caía en la plaza buscando la sombra pero sin dejar de mostrar las esteladas. 

El ambiente relajado y tranquilo de la primera hora se ha ido convirtiendo en nervios y tensión a medida que avanzaba el pleno. Pasadas las dos del mediodía, el centenar de personas iniciales ya se había convertido en más de 300. Como ya ocurriera hace unos días, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se ha llevado más de una pitada cuando intervenía desde el hemiciclo. Largamente aplaudido ha sio también el instante en que tanto Ciudadanos como el Partido Popular han abandonado la sala antes de que se realizara la histórica votación.

El hecho de que ésta fuera secreta no ha hecho nada más que incrementar la tensión de los reusenses presentes en el Mercadal. La cara que hacían muchos de ellos lo decía todo. La concejal reusense de JxSí, Montserrat Vilella, el presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, y Carme Forcadell se han llevado las mayores ovaciones cuando han depositado sus respectivas papeletas.

El recuento de votos ha hecho poner en pie a todos los reusenses que, además, han estado siguiendo la votación como si se tratara de un partido de fútbol. Cada sí ha sido replicado con sonoros 'oés'. Una alegría contenida que ha estallado con el resultado final que proclamaba la independencia de Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También