Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La defensa asegura que no existe delito de odio en la firma del manifiesto del 3-O en Reus

Pellicer, Vilella y Llauradó presentan el recurso de reforma contra el auto referente al manifiesto

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen de la concentración del 3-O en el Mercadal. Después recorrió las calles del centro. FOTO: alba mariné

Imagen de la concentración del 3-O en el Mercadal. Después recorrió las calles del centro. FOTO: alba mariné

El alcalde, Carles Pellicer, y las concejalas Noemí Llauradó y Monserrat Vilella, presentaron ayer en los juzgados el recurso de reforma a la interlocutoria dictada por la magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Reus que les acusa de un presunto delito de odio por firmar el manifiesto del 3-O. 

En el escrito, al cual ha tenido acceso el Diari, su abogado, Ramon Marcer, rechaza la existencia del delito de odio y circunscribe el manifiesto dentro de la libertad de expresión. Además, cita resoluciones tanto del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJCAT) como del Tribunal Supremo que actúan como jurisprudencia. Entre ellos, por ejemplo, la recién interlocutoria del Supremo de no admitir a trámite una querella contra el líder de Cs, Albert Rivera, por presunto delito de odio por los tweets que escribió relacionados con los maestros del centro de Sant Andreu de la Barca.

El recurso señala que algunos hechos que se achacan al manifiesto tuvieron lugar días antes

Por todo ello, la defensa no sólo pide «el archivo inmediato de la causa» sino que ésta se derive a una instancia superior, concretamente al TSJCAT, por la condición de aforada de Noemí Llauradó, que ostenta el cargo de diputada en el Parlament de Catalunya.  

Las «omisiones» del 1-O

En el recurso presentado también se hace hincapié en «las omisiones a los graves hechos que tuvieron lugar durante la jornada del referéndum» y de los heridos «a consecuencia de la actuación policial. Una situación «sorprendente» y que «hace difícil poder dictar una resolución justa». También subraya que algunos de los hechos que se achacan al manifiesto tuvieron lugar antes de su firma.  

El colectivo de Advocats Voluntaris 1-O, tras la defensa de los cargos públicos que siguen inmersos en el proceso, emitieron ayer un comunicado lamentando que «durante más de un año, 18 personas han padecido la sujeción a un proceso injusto que nunca tendría que haber empezado. No existe delito en caso que las ideas puedan perseguirse penalmente». En el comunicado de esta asociación que actúa de forma desinteresada, también ponen de manifiesto la condición de aforada de Llauradó y enumeran las inexactitudes que presenta el auto de la juez.

La juez que instruye el caso relacionado con el 3-O investiga los hechos acontecidos en la ciudad durante los días previos y posteriores al referéndum, cuando en Reus se celebraron multitudinarias manifestaciones en contra de los hechos ocurridos el día del referéndum. El auto, además, recoge numerosas declaraciones de los agentes que aquellos días estuvieron destinados a la capital del Baix Camp. En la causa también están investigados los concejales de Ara Reus, Jordi Cervera, y de la CUP, Mariona Quadrada, por firmar también el manifiesto. En su caso están representados por otros abogados.

Por otra parte, subrayar que la magistrada ha acordado el sobreseimiento de los propietarios del gimnasio y de los bomberos que estaban encausados, así como de los concejales cupaires Marta Llorens y Oriol Ciurana.

Temas

Comentarios

Lea También