Más de Reus

La demora en los juicios de violencia machista obliga a reforzar los juzgados penales de Reus

La medida durará seis meses y agilizará todos los juicios rápidos, también por otros delitos, que ahora se llegaban a señalar a un año vista. Los magistrados piden un tercer órgano

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
Imagen de un acto celebrado en noviembre del año pasado en el Mercadal en memoria de las mujeres víctimas de esta lacra. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Imagen de un acto celebrado en noviembre del año pasado en el Mercadal en memoria de las mujeres víctimas de esta lacra. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Los juzgados penales de Reus incorporarán, a finales de este mismo mes de junio, un refuerzo. La finalidad de la medida es aligerar los juicios rápidos que, hasta ahora, «se nos iban a señalamiento a casi un año vista» por su elevado volumen, tal como explica el Juez Decano de Reus, Diego Álvarez de Juan. La situación preocupaba especialmente por los de violencia de género, en los que, «pese a no darse problemas de protección de las víctimas, porque las medidas en este aspecto funcionan, las esperas tan largas sí que provocaban situaciones de desasosiego y de desafección con el procedimiento». El nuevo refuerzo atenderá tanto este tipo de juicios rápidos como el resto, que abarcan, por ejemplo y entre las más habituales, denuncias por conducir superando la tasa de alcoholemia o sin carnet, o amenazas. Lo hará, de entrada, durante seis meses, hasta finales de enero de 2022. Que se apruebe esta ayuda pone de manifiesto, según valora Álvarez de Juan, que «un tercer Juzgado de lo Penal en Reus es una necesidad».

En detalle, lo que ahora se pondrá en marcha es un refuerzo transversal que será desempeñado por una jueza de Amposta. Tal como concreta el Juez Decano de Reus, se ha concedido una comisión de servicio sin relevación de funciones tres días al mes y por un periodo de seis meses. En estos tres días en que atenderá juicios rápidos de los juzgados penales número 1 y 2 de Reus, «se podrían llegar a hacer unos siete u ocho juicios cada día». Serían, entonces, cerca de unos 25 al mes, lo que se considera «una cifra razonable». La jueza de refuerzo «es un parche temporal que sirve para asumir lo que se vaya generando» y «era conocido desde hace mucho tiempo que realmente hacía falta». La implantación de este tipo de recursos «responde, a veces, a casuales», pero recientemente «es cierto que la acumulación de situaciones había llegado a un punto de no retorno».

Que los juicios rápidos de violencia machista se demoren incluso por encima de un año «genera un riesgo bastante grande de que, llegado el momento, la víctima no quiera declarar contra el agresor» y, de cualquier manera, «pone la vida de todos en un impás que no se puede mantener». El magistrado apunta, en cuanto a las víctimas, que «la protección, si se les concede, es a través del juzgado de guardia» y dice que «las medidas cautelares se mantienen hasta el día del juicio», pero destaca que «no es saludable desde el punto de vista procesal, ni mental ni de ningún tipo que las vidas de dos personas queden en un stand by muy delicado». «Es mucho mejor que esto no tarde un año en resolverse», añade, y más teniendo en cuenta que «probablemente uno tiene que dejar su domicilio».

Acortar plazos

Entre enero y marzo de 2018, entraron en los penales de Reus 93 juicios rápidos de violencia de género y el total del año se elevó a 309. En 2019, durante el primer trimestre entraron 100, que fueron 355 a 31 de diciembre. La cifra fue 80 en los primeros tres meses de 2020, y 301 fueron los juicios rápidos de violencia de género que entraron a lo largo de todo ese año. Finalmente, de enero a marzo de este mismo 2021 se han registrado 71. Aunque podría perfilarse una tendencia a la baja, Álvarez de Juan advierte de que sería necesario atender al impacto de la Covid-19 y esperar a completar 2021 para poder sacar conclusiones.

El efecto más inmediato que tendrá la entrada en funcionamiento del refuerzo es que «el juicio que entró hace unas semanas se señaló para el penal para el 30 de junio» mientras que «ese mismo juicio, el año pasado, habría comportado esperar un año para poder celebrarlo». En estos momentos, «como la agenda del refuerzo no tiene nada anterior, entonces el primer día se celebran juicios rápidos de hace dos, tres o cuatro semanas aproximadamente».

Sobre por qué Reus no tiene un tercer Juzgado de lo Penal si existe tardanza en los señalamientos, el Juez Decano precisa que «desde el punto de vista numérico, los datos de los penales de Reus no dan para un tercero, tenemos un volumen de asuntos suficientemente grande como para que se atasque pero no para crear otro juzgado» pero puntualiza que «esto no significa que no lo necesitemos». En la misma línea, expresa que «el hecho de que en otros sitios los juicios se vayan hasta los dos años no significa que Reus esté bien, las maneras de contabilizar las necesidades están desfasadas», y «en Catalunya y en Tarragona la situación no es especialmente buena». «El volumen de entrada no daría pero, sin embargo, si hay un juicio de violencia de género no se le puedo hacer esperar un año, no debería ser», destaca Álvarez de Juan, e insiste en que «el tercer juzgado penal en Reus es una necesidad y si hay un refuerzo es porque la Sala de Gobierno lo considera necesario». Pese a todo, y teniendo en cuenta que «en estos momentos, que crear este tercer penal es una utopía», la opción del refuerzo «no es mala solución, hay que renovarlo cada seis meses y habrá que ver pero esperamos que se prorrogue».

El partido judicial ha estrenado en los últimos años dos nuevos juzgados de primera instancia, el número 7 –que está dedicado a asuntos de familia– y el número 8. En sus peticiones al Ministerio de Justicia dentro del plan de este último para adecuar la planta judicial a las necesidades derivadas de la Covid-19, el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSCJ) ha incluido un nuevo Juzgado de lo Social para Reus. El partido cuenta en la actualidad con uno. En este sentido, Álvarez de Juan explica que «todavía no se ha notado el efecto diferido de la pandemia» que se espera que se producirá con el fin de los ERTE y la transformación de algunos en ERE. El TSJC, en la formulación de las peticiones, considera un órgano «imprescindible y prioritario» el que sería el segundo Juzgado de lo Social de Reus.

Temas

Comentarios

Lea También