Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La firma Borges ya forma parte del paisaje urbano de la plaza de Prim

Una enorme grúa instaló durante toda la mañana de ayer el nuevo cartel publicitario de la empresa y el reloj en el mítico espacio que tanto años ocupó Coca-Cola

Joan Morales

Whatsapp
VEl nuevo cartel publicitario de Borges también es de color rojo, como el que hubo durante tantos años de Coca-Cola. Foto: Alba Mariné

VEl nuevo cartel publicitario de Borges también es de color rojo, como el que hubo durante tantos años de Coca-Cola. Foto: Alba Mariné

Una treintena de personas miraban ayer, sobre la una del mediodía, a lo más alto de un edificio de la plaza de Prim. Era domingo, y el ambiente que había en esta céntrica plaza de Reus -beneficiado por el sol y el calor que hacía- hacía minutos que se había animado con la presencia de una enorme grúa que desde primera hora de la mañana trabajaba en la instalación del nuevo cartel publicitario de Borges.

La firma reusense, muy arraigada en la capital del Baix Camp desde hace muchos años, se ha propuesto ganar -si cabe- todavía más popularidad en la ciudad y para ello ha apostado por ocupar el emblemático espacio que durante tanto tiempo coronó la multinacional Coca-Cola. «Puedo parecer un friki, pero me apetece fotografiar este momento porque, ¿quién no mira reloj para ver la hora o la temperatura, cada vez que pasa por la plaza de Prim?». La pregunta se la hacía Dani, un hombre al que la curiosidad le había podido y quiso inmoratilizar el momento de la instalación del nuevo cartel publicitario de la plaza de Prim. Como él, otros ciudadanos también sacaron sus móviles para fotografiar cómo la enorme grúa subía la valla publicitaria.

Primero se quitó el antiguo cartel y el viejo reloj digital. Posteriormente se subió con la grúa el nuevo reloj-termómetro. Después de que los operarios se diesen un descanso a media mañana, unos minutos antes de la una del mediodía se colocó el cartel definitivo. Desde ese momento, la firma Borges ya forma parte del paisaje urbano de la plaza de Prim, mostrando su logo y ofreciendo la hora y la temperatura, tal y como sucedía hasta ahora.

Como curiosidad, el nuevo termómetro estuvo marcando durante toda la tarde de ayer 35 grados de temperatura. Bien es cierto que el día fue muy agradable, incluso caluroso, pero para nada se alcanzaron los 35 grados irreales que marcó el aparato. La nueva valla publicitaria no pasó desapercibida y casi todas las personas que cruzaron ayer la plaza de Prim hicieron algún comentario al respecto.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También