Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La fractura política en Reus obliga a prorrogar las ordenanzas fiscales

Joaquim Enrech reprocha a PP y C’s su negativa a negociar ‘por la situación que vive el país’. El gobierno municipal proponía actualizar el IPC en el pago del IBI y la recogida de la basura
Whatsapp
Imagen del pleno que prorrogó los impuestos de 2017. foto: F. G.

Imagen del pleno que prorrogó los impuestos de 2017. foto: F. G.

Las ordenanzas fiscales quedarán prorrogadas por tercer año consecutivo después de que gobierno municipal y oposición no hayan alcanzado ningún acuerdo por la fractura política que se vive en el Ayuntamiento de Reus. Así se extrae de las declaraciones pronunciadas este miércoles por el concejal de Hisenda, Joaquim Enrech, que ha reprochado a PP y C’s su negativa a sentarse a negociar «por la situación que vive el país» tras la celebración del referéndum. Una actitud que el propio Enrech sólo justifica por la voluntad de ambas formaciones de «querer paralizar la acción del gobierno a pesar de que ponen en riesgo la prestación de servicios a la ciudadanía». 

De hecho, la postura de C’s no es nueva. Y es que el año pasado ya rechazó sentarse a negociar el expediente de tasas e impuestos si el consistorio no abandonaba la Associació de Municipis per la Independència (AMI). Una exigencia, confirman fuentes municipales, que han seguido manteniendo inalterable.  

En referencia a la CUP y el PSC, el concejal de Hisenda ha destacado su predisposición a la hora de negociar, aunque finalmente no se han encontrado puntos en común. Según ha explicado, los socialistas pedían una congelación de todos los tributos, mientras que los cupaires exigían la municipalización del servicio de recogida de la basura. Una petición que el gobierno municipal ya ha desestimado.

A pesar de la nueva prorroga, Enrech ha querido lanzar un mensaje de optimismo asegurando que se mantiene el proyecto de ciudad y que ésta «no se detendrá». La propuesta «de mínimos» del gobierno municipal pasaba, principalmente, por incrementar el IPC en el pago del IBI y de la tasa de recogida de la basura, mientras que el resto de tasas e impuestos quedaban congelados.

La oposición niega las acusaciones de Enrech

Los grupos municipales del PP y C’s han reaccionado a las acusaciones del concejal de Hisenda asegurando que eran falsas. Los populares han asegurado que denunciaran «las calumnias y la falta de veracidad al respecto del expediente de ordenanzas fiscales de 2018» y exigían un rectificación. El portavoz del PP, Sebastià Domènech, también ha criticado al alcalde por querer «trasladar su incompetencia a los grupos de la oposición» y ha manifestado que su partido «seguirá trabajando para todos los reusenses sin exclusiones».

Por su parte, desde C’s también ha apuntado que «en ningún momento nos hemos negado a hablar y debatir sobre cuestiones beneficiosas para la ciudad».

Temas

Comentarios

Lea También