Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La hora de Andreu Martín

Tras ocho años como concejal, Martín afrontará en 2019 las primeras elecciones como candidato

Marc Càmara

Whatsapp
Andreu Martín afrontará sus primeras elecciones como candidato. FOTO: Alfredo González

Andreu Martín afrontará sus primeras elecciones como candidato. FOTO: Alfredo González

Andreu Martín se ha convertido en el principal bombero del PSC en Reus. Ha apagado todos los incendios de la Plaça del Castell desde el año 2011, que no son pocos, y ha afrontado, en la solitud de la silla de mando, los peores tiempos del socialismo en la capital del Baix Camp. Y lo ha hecho casi sin querer.

Estando donde debía -o donde no debía- y afrontando los retos que, uno a uno, le iba planteando el nuevo escenario político estatal, nacional y municipal. Durante estos ocho años no ha tenido respiro ni tampoco ningún triunfo del que sacar pecho. Siempre ha encontrado cascotes en el camino, algunos incluso colocados estratégicamente por sus compañeros de partido. 

Esta semana se ha convertido, oficialmente, en el nuevo candidato del PSC a las elecciones municipales de 2019. No será tarea fácil mantener los cuatro concejales que tiene ahora mismo la formación.

No será moco de pavo confeccionar una lista suficientemente fuerte como para regresar al poder y gobernar la ciudad. Y tampoco ayuda la tónica general en un partido diezmado por la desmovilización del electorado. 

Martín llega al Ayuntamiento de la mano del exalcalde Lluís Miquel Pérez en las elecciones del 2011. Iba de número 6, pero las pugnas internas en la Plaça del Castell después de la derrota ante Carles Pellicer, que alcanzó la alcaldía por primera vez, lo catapultaron hacia la figura de portavoz del grupo municipal socialista en el consistorio. 

Por aquel entonces, el partido intentaba rehacerse en la Plaça del Castell con un nuevo liderazgo, el de Francesc Vallès. Un político preparado, forjado en Madrid y apadrinado por grandes líderes del socialismo catalán. Durante el mandato, Martín fue el espejo de Vallès en la Plaça del Mercadal. 

Fueron años convulsos, pues el legado socialista había quedado manchado por las presuntas corruptelas investigadas por el juzgado de instrucción número 3 de Reus en el marco del caso Innova. Martín dio la cara cuando el partido más lo necesitaba, mientras Vallès forjaba un nuevo liderazgo preparándose para sitiar el Mercadal y tomar el Ayuntamiento en 2015. Martín lo acompañaría en esas listas como número 3 de la formación. 

Pero toda la operación quedó truncada con los resultados electorales de 2015. El PSC pasó de 8 a 4 concejales, y Vallès quedó relegado a la oposición, tras la CUP y Ciudadanos. Fueron los peores resultados electorales del socialismo en Reus, y Vallès no tardaría en dejar su escaño. Junto a él, dimitió su mano derecha, la que había ocupado el número 2 en 2015, Núria Borrell

Martín volvía a situarse ante los toros. En un partido descabezado, con un liderazgo arduamente trabajado que había desaparecido. Y fue él, de nuevo, quien se puso al frente del grupo municipal primero y después de la primera secretaria en la Plaça del Castell. De nuevo, cuando el partido necesitó a alguien que pudiese asumir la situación, Martín no dudó en hacerle frente. 

Por primera vez desde su aparición en la política municipal, Martín tendrá la posibilidad de forjar su equipo, de crear una candidatura a su gusto y de afrontar el reto desde el minuto cero. 

Los vientos no soplan a su favor, pero ha demostrado ser marinero fiel a su destino y amante del riesgo. Veremos hasta qué punto un gobierno en España liderado por un socialista puede ayudar a Martín a recuperar fuelle para afrontar unas elecciones que se prevén complicadas para el PSC.

Temas

Comentarios

Lea También