Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La lejanía entre CiU y CUP impide un gobierno soberanista en Reus

ERC lamenta la falta de acuerdo para cerrar un pacto con el soberanismo como eje central y reitera que es un aspecto básico. Los tres partidos presentarán una moción sobre la AMI
Whatsapp
Imagen de la reunión de ayer en la sede de ERC.  Foto: A.Mariné

Imagen de la reunión de ayer en la sede de ERC. Foto: A.Mariné

Reus no tendrá gobierno soberanista. Ésta es la principal conclusión de la reunión de ayer mantenida por ERC –que se presenta en coalición como Reus Esquerra Nacional–, CiU y la CUP. El motivo son las diferencias que separan a convergentes y cupaires. Y no tanto por las cuestiones soberanistas sino, sobre todo, por el decálogo de 12 puntos que exige el partido de izquierdas para formar gobierno. Una realidad conocida desde que se reunieran hace una semana y que no ha cambiado.

Otra cosa bien distinta es que durante el mandato se puedan cerrar acuerdos puntuales alrededor de la independencia. Un ejemplo sería la adhesión a la Associació de Municipis per la Independència (AMI) que los tres partidos acordaron presentar conjuntamente en el primer pleno ordinario previsto para el mes de julio. Una moción que sería aprobada, ya que las tres formaciones suman mayoría con 15 de los 27 concejales. La propuesta la realizaron los integrantes de CiU cumpliendo el compromiso del alcaldable, Carles Pellicer, de dar apoyos puntuales al proceso.

Desde ERC lamentaban ayer que no se hubiera llegado a un acuerdo para cerrar un pacto de gobierno con el soberanismo como eje central. Así se desprende del acta que hizo pública la CUP de la reunión mantenida en la sede de los republicanos. Estos últimos eran los organizadores de un encuentro que quería lograr «un gobierno estable, soberanista, de izquierdas –8 de los 15 concejales– y de concentración». Además, se reafirmaron nuevamente sobre su limitación a dar la alcaldía de la ciudad al partido que «asegure un gobierno soberanista».

Sobre el mencionado decálogo cupaire, el partido liderado por Noemí Llauradó, volvió a criticar que no se pueda discutir. Desde la CUP, señala el acta, se recordó sobre esta cuestión que «los puntos no se negocian para entrar en el gobierno» pero que sí son una base para buscar acuerdos puntuales centrados en la gobernabilidad de la capital del Baix Camp.

La misma acta también recoge un aspecto para tener en cuenta. Éste no es otro que la celebración de una nueva reunión entre la CUPy CiU, a petición de los propios cupaires, que tendrá lugar a lo largo del día de hoy. Los convergentes también expusieron la intención que tienen de que Carles Pellicer lidere la ciudad en minoría con siete concejales. Por este motivo entregaron a las otras dos formaciones un dosier con los ejes sobre la gobernabilidad que pretenden aplicar e instando a la celebrar nuevas reuniones para buscar puntos de acuerdo.

Reunión a cuatro

La reunión de ayer se produjo tras el encuentro a cuatro bandas del lunes entre Ara Reus, la CUP, PSC y ERC. Una reunión que también finalizó sin pacto, en esta ocasión, alternativo para apartar a Pellicer de la alcaldía. En ella también se produjeron críticas del resto de fuerzas hacia la CUP por su «nula voluntad negociadora».

Aún así, su alcaldable, David Vidal, abrió la puerta a encabezar la alcaldía en minoría si recibía los votos necesarios en la investidura del sábado. Y para ello propuso trabajar los 12 puntos del decálogo para establecer unos mínimos que permitiesen la gobernabilidad de la ciudad, tal y como plantearon ayer mismo.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También