Más de Reus

La mejora de la plaza Antoni Correig de Reus prescindirá de la estructura de acero

Los promotores del proyecto y el consistorio encuentran una vía para responder a las necesidades iniciales

J. Salvat / C. Valls

Whatsapp
Imagen de la plaza Antoni Correig, situada en el barrio reusense Mare Molas. FOTO: Alba Mariné

Imagen de la plaza Antoni Correig, situada en el barrio reusense Mare Molas. FOTO: Alba Mariné

La mejora prevista en la plaza Antoni Correig, en el barrio Mare Molas, tendrá cambios. Y es que los impulsores de dicha propuesta, enmarcada en los Pressupostos Participatius de 2019, Jordi Clua y Verónica Trevejo, se reunieron recientemente con los técnicos competentes de la concejalía de Participació, Bon Govern i Serveis Generals del Ayuntamiento de Reus para ponerse de acuerdo. «Se han comprometido a modificar el proyecto de mejora de la plaza Antoni Correig i Massó dado que, en un principio, había sido aprobado sin consensuar con nosotros y no se ajustaba a lo que pedíamos», expone Clua. 

El área en el que se intervendrá se proyectaban tres zonas de juego adaptadas a distintas edades, cubriendo así la destinada a niños de entre 0 y 3 años. En la última zona, y la más grande (142 m2), figuraba que iría un juego infantil de acero galvanizado, una estructura de juego distribuida alrededor de una torre vertical, que haría de punto de partida de varios módulos de juego, a partir de cada uno de sus tres lados. 

La modificación del proyecto, continua Clua, implica «la retirada de dicha estructura de acero galvanizado y se instalará un parque infantil similar o equivalente al actual, para que los más pequeños puedan seguir disfrutando de unas instalaciones que les encantan», expone. Cree que esa estructura de acero «no hubiera tenido aceptación entre los niños, dado que la mediana de edad de los usuarios de la plaza es inferior a los 10 años y, por tanto, dicha estructura no encajaba con dicho perfil», completa. 

Cuando se lleven a cabo las mejoras, prosigue, los niños y niñas «podrán disponer de los elementos de juego con la máxima seguridad», distingue. Otro rasgo que destaca Clua, sobre la reciente modificación del plan, es que «supondrá un gasto añadido al presupuesto». 

Si tanto Clua como Trevejo indicaban en su plan uno de aproximadamente 120.000 euros, «el ayuntamiento asignaba un presupuesto de ejecución de unos  110.879,99 euros», recuerda y la calendarización «será otra», añade. «Los plazos se alargarán, efectivamente, aunque para septiembre, seguramente, ya estará adjudicada la obra», expresa.  

Los cambios se han producido a raíz de que Trevejo y Clua expusieran abiertamente que el proyecto «no coincidía con lo expuesto por el Ayuntamiento», insisten. «Son tres zonas claramente diferenciadas, la zona con estructura de hierro no la pidió nadie», se quejó Clua días atrás y antes de la reunión. De hecho, expresa que tanto ellos como los votantes de la propuesta, lo que querían era «un parque como el actual, para niños y adulto», resume. 

Desde la asociación vecinal Mare Molas exponen que «las reformas solamente afectan a los juegos infantiles. Nos parece bien».

El proyecto quiere modernizar el parque de la plaza Antoni Correig, situada en el barrio Mare Molas. Foto: Alba Mariné

¿De dónde venimos?

Este proyecto fue presentado en octubre de 2018 y enmarcado en la categoría de ‘gran proyecto’. Más adelante, en febrero de 2019, se obtuvo el resultado: un apoyo de hasta 317 votos de la vecindad. Éste fue uno de los proyectos más grandes y más votados. 

Por otro lado, el 31 de marzo de este año, el Ayuntamiento de la ciudad «aprobó la iniciativa» y cómo se llevaría a cabo. En este sentido, Clua explica que, por «aquel entonces, no nos llegó ninguna notificación, como promotores del proyecto», acota y, el pasado abril, hubo una reunión informativa en la que se les citó. «Allí se nos informó de que, desde el consistorio, el proyecto se había aprobado en marzo. Ya no había posibilidad de intervenir, dado que el periodo de alegaciones estaba cerrado, algo de lo que tampoco se nos informó», prosigue. 

Por lo que se refiere a las enmiendas que han realizado en el proyecto aprobado, Clua repasa algunas: «La principal estaba relacionada con la zona de juegos de 142,10 m2, que correspondería a la estructura de tubos galvanizados en altura que decíamos, que nada tenía que ver con lo que solicitamos; es lo que se modifica ahora». Y es que, cómo indica, «el proyecto inicial preveía reformar la pasarela y añadir diferentes elementos de juego parecidos a la estructura actual». 

El hecho, expresa Clua, es que «teníamos un presupuesto asignado de 120.000 euros aproximadamente y el Ayuntamiento no tuvo en cuenta nuestra opinión, e hicieron lo que les convino». Se quejaban, además, de que pasaron «cuatro meses realizando una tarea de difusión por  diferentes comunidades de vecinos y comercios e informando a gente que frecuentaba el parque, para así obtener votos, en su momento», manifiestan sobre el tiempo invertido. Desde el Ayuntamiento, expresan que «se ha encontrado una vía para que el proyecto responda  a las necesidades inicialmente expuestas y que la gente votó». Las mismas fuentes aseguran que «los proponentes han aceptado que trabajemos en esta línea». También reiteran que, desde la concejalía correspondiente y, en el «marco de la revisión y la mejora constante de los procesos y de la administración pública», se está trabajando en modificar «el protocolo de seguimiento de los presupuestos participativos para mejorar su gestión».

Temas

Comentarios

Lea También