Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mezcla de antibióticos y plantas mejora la eficacia contra infecciones

Un estudio del Centre de Recerca Biomèdica revela que algunas especies son más activas contra bacterias como el Estafilococo áureo
Whatsapp
Jorge Joven (en el centro) acompañado de su equipo de investigadores. Foto: DT

Jorge Joven (en el centro) acompañado de su equipo de investigadores. Foto: DT

El Centre de Recerca Biomèdica de Reus (CRB) ha dado un paso más allá en sus investigaciones. Recientemente ha publicado el resultado de una investigación alrededor de la interacción molecular de los polifenoles de las plantas en la actividad bacteriana, como una oportunidad para mejorar el rendimiento de los antibióticos. La principal revelación del estudio es que la combinación de determinados componentes botánicos con algunos antibióticos es una mezcla todavía más activa y eficaz para combatir bacterias como el Estafilococo áureo, que tiene una variedad de manifestaciones y causa numerosas enfermedades.

El director del Centre de Recerca Biomèdica y profesor de Medicina de la URV, Jorge Joven, explica que «por el momento el arbusto conocido con el nombre de Jara hace más activo los antibióticos y resta a las bacterias resistencia».

Concretamente, el trabajo en el laboratorio se ha centrado en combinar los Taninos y Flavonoles (componentes de la Jara) con antibióticos lo que ha dado lugar a un compuesto más activo a la hora erradicar la bacteria Estafilococo áureo. «Nos fijamos en este virus porque casi todas las personas la tenemos. Cuando entramos en el hospital nos podemos convertir en portadores, unos desarrollan la enfermedad y otros se hacen resistentes», explica el director del CRB, quien añade que «por esta razón nuestro objetivo es proponer a la comunidad científica que la mezcla de componentes de la Jara con antibióticos da como resultado una mayor eficiencia a la hora de combatir determinadas bacterias». «Estas mezclas botánicas junto con la prevención bacteriana y el diagnostico precoz de infecciones nosocomiales (la infección contraída por pacientes ingresados en un recinto de atención a la salud, como pueden ser los hospitales) permitirá a largo plazo reducir también la dosis de antibióticos del organismo».

Joven apunta una de las ‘falsas’ creencias que se ha extendido entre la ciudadanía, quien a su parecer «da por hecho que los antibióticos curan ciertas enfermedades».

 

Cuestión de aritmética

Para Jorge Joven la conclusión de esta investigación debe hacer recapacitar a la industria farmacéutica, que según él mismo ha cambiado de estrategia en lo que se refiere a la fabricación de antibióticos. «Inicialmente la proporción era de siete de cada diez medicamentos surgidos de las plantas y el resto formulados en el laboratorio, en cambio ahora han abandonado la investigación botánica para apostar por los productos sintéticos», asegura el director del CRB, quien señala que «se trata de una estrategia equivocada. Hay enfermedades que los antibióticos curan correctamente, pero en los últimos años algunas bacterias son resistentes como consecuencia en ocasiones del abuso de los antibióticos en otros ámbitos».

Otra manera de actuar, que apunta Joven es vender en la farmacia los productos botánicos para combinarlos con los antibióticos. «El problema es que en ninguna de las guías clínicas aparece el uso de estos productos botánicos que se destierran al ámbito de la parafarmacia», asegura el director del Centre de Recerca Biomèdica de Reus , quien concluye, tal y como se recoge en el estudio, que «la optimización racional de las combinaciones de plantas y antibióticos podría conducir al diseño de potente fitofármacos antimicrobianos, lo que puede mejorar el rendimiento de los antibióticos actuales».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También