Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mítica marca de motos Reddis se da un homenaje

Algunas motocicletas de la firma reusense, fabricadas entre 1954 y 1973, se exponen en el Museu de la Plaça de la Llibertat
Whatsapp
Imagen de la exposición de Motos Reddis que puede verse en el Museu de la Plaça Llibertat. Foto: A. González

Imagen de la exposición de Motos Reddis que puede verse en el Museu de la Plaça Llibertat. Foto: A. González

El Grup Motos Clàssiques de Reus rindió ayer un merecido homenaje a la mítica marca de motos Reddis, que entre los años 1954 y 1973 fabricó 499 unidades desde la capital del Baix Camp y que hoy en día es objeto de culto para los amantes del mundo de las dos ruedas. Por la mañana quedó inaugurada una exposición de motocicletas de esta marca en el Museu de la Plaça de la Llibertat. Posteriormente, los asistentes al acto dieron una vuelta en sus motos por el Tomb de Ravals y se desplazaron hasta la calle Jacint Verdaguer para inaugurar una placa en el edificio que en su día albergó la fábrica de esta marca de motocicletas.

 

Principio de los años 50

La firma Motos Reddis empezó a fabricar a principios de los años 50 gracias a la alianza entre Josep Sentís Armengol, creador de la motocicleta, y Ramon Grifoll, propietario de una fundición de hierro en Alcover y fabricante de estufas, quien aceptó poner el capital y el local que tenía en el número 4 de la calle Jacint Verdaguer. Aquí fue donde nació Gamoto SA, cuyas dos primeras letras hacen referencia a las iniciales de Grifoll y Armengol.

Las primeras ventas llegaron en 1955. Concretamente, la primera moto se vendió por 16.000 pesetas a un vecino de Vilallonga del Camp, con matrícula T-6649. Uno de los clientes más fieles de Motos Reddis fue la Guàrdia Urbana de Reus. En enero de 1956 la policía local montó una unidad motorizada y en mayo de 1958 compró varias motocicletas Reddis para aumentar su eficacia.

Aunque empezó con siete trabajadores, con la llegada de la segunda serie de motocicletas la fábrica llegó a contar con 16 empleados y el precio de la moto subió 500 pesetas. En 1960 apareció la tercera serie y en 1965, después de un descenso en las ventas, la fábrica dejó de vender en serie y empezó a hacerlo solamente con pedido. En 1969, la empresa pasó a llamarse Grifoll y la fabricación se trasladó a la carretera de Alcolea. La última moto Reddis, la que hacía el número 499, se fabricó en febrero de 1973.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También