«La motivación es esencial para ejercer día tras día»

Entrevista. Montse Boqué Coordinadora de Enfermería del CAPI Marià Fortuny

Sílvia Fornós

Whatsapp
La enfermera Montse Boqué. foto: alfredo gonzález

La enfermera Montse Boqué. foto: alfredo gonzález

La enfermera Montse Boqué, coordinadora de Enfermería del CAPI Marià Fortuny de Reus, ha recibido recientemente el Premi a la Trajectòria Professional CODITA 2021, que otorga el Col·legi d’Infermeres i Infermers de Tarragona. Montse Boqué, Doctora en Ciencias de Enfermería por la Universitat Rovira i Virgili desde 2013, tiene una amplia experiencia asistencial, docente, investigadora y de gestión-liderazgo. Desde hace tres décadas trabaja en el ámbito de la atención primaria ocupando distintos cargos de responsabilidad en los centros de salud de L’Hospitalet-Vandellòs y Marià Fortuny de Reus. Concretamente, desde el año 2000 coordina el equipo de Enfermería del CAPI Marià Fortuny.

¿Qué sintió cuando recibió el Premi a la Trajectòria Professional CODITA 2021?

Una emoción muy grande y un profundo agradecimiento a todos aquellos compañeros y compañeras de Enfermería del CAPI Marià Fortuny que presentaron mi candidatura. En estos tiempos, en los que recibimos muy pocas buenas noticias, el hecho de que todo el equipo y de forma unánime, decidiese que podía optar a este premio, supuso para mí la culminación del éxito de mi trayectoria profesional, dándome fuerza para seguir empoderándonos juntos. En la comunicación del premio por el Col·legi d’Infermeres i Infermers de Tarragona sentí una enorme satisfacción, a la altura de esos grandes acontecimientos que pueden suceder en la vida de una persona. 

También es un reconocimiento al trabajo en equipo del servicio de Enfermería.

Por supuesto, porque en mi trayectoria profesional coinciden muchas personas, sin las que me hubiese sido imposible construir dicha trayectoria. Han sido muchos los profesionales de diversos ámbitos –hospitalario, sociosanitario, atención primaria– y distintas disciplinas –enfermería, trabajo social, medicina– que han contribuido a que esta trayectoria profesional haya llegado donde lo ha hecho.

¿Sobre qué pilares se sustenta su carrera?

Sobre la gestión-liderazgo de equipo, la asistencia, la docencia y la investigación. Mi trayectoria profesional es un puzle que conforman todas estas áreas; y todas ellas fundamentales para entender y ejercer la profesión de enfermería.

¿Es una profesión vocacional?

Diría que una enfermera o enfermero se construye a medida que ejerce como tal, es decir, a lo largo de su trayectoria profesional. Aunque algo de vocación hay, para empezar los estudios deben atraerte, en la disciplina enfermera es fundamental sentirte cómoda trabajando con personas y ofrecerles ayuda y cuidado. Por otro lado, una vez terminada la formación del grado, empieza tu camino. Dentro del área de Enfermería existen diferentes ámbitos profesionales, y en cada uno cada enfermera puede desarrollar desde la gestión hasta la asistencia, pasando por la docencia y la investigación. En mi caso, orienté mi carrera hacia la Atención Primaria de Salud desde el primer momento, incluso antes de acabar la diplomatura, en 1986. En esa época empezaba a desarrollarse en el Camp de Tarragona.

Empezó la práctica asistencial en 1991.

En el ámbito de la Atención Primaria sí. Desde entonces he trabajado codo con codo con grandes profesionales, tanto en el Grup Sagessa como en su entorno. He crecido en un ámbito que empezaba a caminar y que requería de profesionales con energía y convencidos de que la Atención Primaria debía ocupar un lugar importante dentro del sistema de salud. De hecho, después de treinta años seguimos trabajando para que el sitio de la Atención Primaria sea el que debe ser, con todo su reconocimiento.

¿Cuál es ese sitio?

La Atención Primaria es el primer nivel asistencial al que acude la persona cuando tiene un problema de salud. Es donde se resuelven la mayoría de casos, afortunadamente. Por otro lado, además del ámbito de la asistencia, también promueve la prevención y promoción de la salud comunitaria, tareas que se han dejado de lado como consecuencia de los recortes sanitarios de los últimos años, y cuyas consecuencias sufrimos hoy en día. Por todo ello, la Atención Primaria todavía está en el camino de validar el relevante papel que tiene dentro del sistema de salud. 

El trabajo del área de Enfermería es fundamental.

Efectivamente. Desde la atención a la cronicidad hasta la atención domiciliaria, pasando por demandas que no son de complejidad alta, el abordaje de las revisiones pediátricas, etc. Enfermería se ha ido construyendo en estos años, llegando a la aprobación de la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria que reconoce las competencias de Enfermería en el ámbito de la Atención Primaria.

¿La pandemia ha forzado a la Atención Primaria a madurar?

Hemos avanzado mucho tecnológicamente, pero faltan más profesionales para dar la atención correcta que la ciudadanía se merece. Se ha cambiado el sistema muy rápidamente y no damos abasto. A la ciudadanía en general, pero sobre todo a las personas de más edad, les resulta difícil el nuevo sistema con utilización de las tecnologías  y andamos en un periodo de transición por lo que el sentimiento generalizado es de que no se reconoce el trabajo que hacemos, una percepción que tenemos todos los profesionales sanitarios de este ámbito.

¿Cómo gestionan la presión?

Entre los compañeros y compañeras nos apoyamos. Fem pinya para sobrellevar la situación de la mejor manera posible.

¿Se ha olvidado la salud de los profesionales sanitarios?

No. Continuamente surgen iniciativas y recursos a los que podemos acceder, pero el problema más grave, como antes he hecho mención, sigue siendo que no tenemos suficientes manos, es decir, profesionales sanitarios tanto a nivel médico como en el ámbito de la enfermería y administrativos sanitarios, claves en este momento para dar soporte y agilizar las tareas.

Aun así, no ha perdido la motivación ni la ilusión.

No, y después de este premio será imposible. La motivación e ilusión son los puntos fuertes para seguir ejerciendo día tras día. Aunque esto solo no es suficiente, por supuesto hay que formarse continuamente y estar activo.

¿Qué cualidades debe tener un buen líder?

El secreto es ser empático con los compañeros. Practicar la escucha activa y encontrar en cada uno de ellos el valor añadido que aporta al equipo. Hacerles sentir que son una pieza valiosa es clave para que funcione. Otra gran cualidad para mí es ser próximo y sumar con el equipo buscando la mejor solución de forma conjunta, buscando el consenso y el buen hacer. No debemos olvidar el sentido de la  responsabilidad y del saber delegar, confiar con el equipo.

Temas

Comentarios

Lea También