Más de Reus

Reus Patrimonio

La muralla liberal de Reus pierde un tramo

Reus Ocult. El vestigio del siglo XIX se estrenó en el programa de visitas al patrimonio. El fragmento del Camí de Valls se ha demolido

Mónica Pérez

Whatsapp
Un momento del recorrido de Reus Ocult por el exterior del solar que alberga la muralla. FOTO: A. González

Un momento del recorrido de Reus Ocult por el exterior del solar que alberga la muralla. FOTO: A. González

Los restos de la muralla del siglo XIX que aún siguen en pie en la isla entre la calle del Roser y la de Vilallonga han perdido recientemente un tramo. En concreto, el que se podía ver en el Camí de Valls ha sido derribado en el marco del proyecto urbanístico que se desarrolla en la zona, y que incluye la apertura de una nueva vía que conecte este punto con la calle de la Pirotècnia Gasull además de la construcción de bloques de viviendas y una zona verde de una hectárea.  

Así se explicó ayer durante las visitas a este vestigio impulsadas por Reus Ocult, el programa que permite conocer de cerca espacios de la ciudad habitualmente cerrados al público o muy poco explorados. La docena de personas que, en el turno de las once del mediodía y tras la valla de obra, asistió al recorrido de 30 minutos por los alrededores de la muralla liberal se interesó por su trazado y por la demolición de esta porción aislada. La séptima edición de Reus Ocult ha tenido, igual que las anteriores, muy buena acogida, con las reservas llenas en muchos de sus pases, que volvieron a ofrecerse hoy.

«Hace pocas semanas todavía había un trozo de muralla que después se ha tirado para que se pueda abrir la calle, y eso es una lástima porque se veía muy bien su forma y la idea era ir a observarlo hoy, aunque no podremos», detallaban ayer desde Reus Ocult, a la vez que destacaban que la planificación inicial para dar forma a los edificios de pisos se había modificado para retirarla del tramo mayor, el que llega hasta calle del Roser, y poder preservarlo. 

Preguntada en este sentido, la concejala de Urbanismo, Marina Berasategui, recuerda que el que ha desaparecido es «un trozo de muralla que estaba afectado por la edificación» y apunta que «se ha hecho con un informe favorable de Cultura». Especifica que «es una pieza que no está catalogada, pero nosotros tenemos toda la intención de conservar la muralla y, para hacer viable la creación de viviendas en la zona, que también es una prioridad de la ciudad, había esta parte de afectación y las autoridades competentes le dieron luz verde». 

«Somos conscientes del poso histórico y emocional que hay en esas piedras, y sensibles», añade, y dice que «cuando las obras privadas finalicen, acabaremos de consolidarla y formará parte del paisaje urbano». En la misma línea, indica que «seguramente se incluirá algún texto o alguna reseña histórica, y ahora también está presente todo el tema de los códigos QR; haremos este pequeño proyecto de conservación y divulgación». 

Los restos de muralla se identificaron sobre el terreno en 2018. Fue el arqueólogo Jaume Massó quien se percató de la presencia de un lienzo y tramos de este sistema con aspilleras levantado alrededor de 1837. 

Comentarios

Lea También