Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La negociación sobre el nuevo convenio del Hospital de Reus, cerca del acuerdo

El comité de empresa y la dirección podrían rubricar las nuevas condiciones laborales en la reunión que se celebra este miércoles

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los trabajadores se encerraron en el Hospital Sant Joan en el mes pasado. Foto: A. Mariné

Los trabajadores se encerraron en el Hospital Sant Joan en el mes pasado. Foto: A. Mariné

Las tensiones entre el comité de empresa y la dirección del Hospital Sant Joan de Reus a raíz del nuevo convenio colectivo están cerca de terminar. Ambas partes podrían cerrar un acuerdo en la reunión prevista para este miércoles por la mañana y a una semana de la fecha límite. En caso contrario, los trabajadores del hospital pasarían a depender del convenio del sector (Siscat), que ofrece peores condiciones laborales que el actual. No obstante, la posibilidad de cerrar un acuerdo es más real que nunca, ya que sólo les separan algunos puntos que, previsiblemente, se cerrarán.

La intención del comité de empresa, según una nota colgada en su página web, es «convocar una asamblea informativa» tan pronto como se conozcan las posturas finales. En el mismo comunicado expone que las prioridades de la empresa pasan por mantener el convenio propio pero equiparando las antigüedades con el Siscat y condicionando el pago de las retribuciones variables en función de los objetivos (DPO) al equilibrio presupuestario del Sant Joan. Otro punto que deberá resolverse es si el comité sigue adelante con las denuncias interpuestas en Inspecció de Treball por el impago de parte de las DPO de 2015 y de 2016.

Los trabajadores quieren mantener el convenio propio y no ir al del sector (Siscat)

La negociación del nuevo convenio colectivo ha sido complicada desde el principio por distintos de factores, más allá de las protestas de los trabajadores cansados –aseguraron– de los «recortes más grandes de la historia». Más allá de las DPO adeudadas, la plantilla no se ha quedado al margen de la situación de déficit del centro hospitalario –que cerró el 2016 con menos 8,4 millones y en situación de disolución por segundo año consecutivo– o el anuncio de la creación de un consorcio con la Generalitat de Catalunya para salvar la situación del Sant Joan. 

En última instancia también ha surgido el encargo por parte de la dirección del centro de una auditoría externa que ayude a redirigir su complicada situación financiera. Algunas de las medidas que contempla, según una información publicada ya por el Diari, estarían el recorte de personal de Urgencias, la supresión de camas o el cierre de un acelerador lineal. Se desconoce cuales de ellas se acabarán aplicando.

Temas

Comentarios

Lea También