Reus Munta i Baixa

La nueva dimensión

Ayuntamiento. Las cuentas de 2021 ponen fin a la época en que Reus manejaba el segundo mayor presupuesto municipal de Catalunya

JOSEP CRUSET

Whatsapp
La nueva dimensión

La nueva dimensión

Un pleno telemático forzado por la pandemia, con el alcalde y la concejal de Hacienda enmascarados y el resto de concejales en casa ante la pantalla del ordenador, fue el pintoresco escenario en que el Ayuntamiento de Reus certificó el final de una época. La aprobación de las cuentas municipales para 2021, que por primera vez no incluyen al Hospital de Sant Joan tras su traspaso al CatSalut, puso fin al largo periodo en que la ciudad ha manejado el segundo mayor presupuesto de Catalunya, sólo por detrás de Barcelona.

Un hospital de propiedad municipal, que dio pie en los años ochenta a la creación de un entramado de empresas municipales para la gestión de la sanidad y otros servicios públicos, explicaban esta peculiaridad, de las que se derivaban otras tanto o más llamativas como la gigantesca deuda por habitante que reflejaban las estadísticas. El consistorio gestionaba la salud de un amplio territorio por cuenta de la Generalitat, que le delegaba la competencia y los recursos, pero también se endeudaba en su nombre, aunque la administración autonómica fuese el pagador final.

Para aprovechar semejante músculo financiero nació el holding Innova, símbolo del modelo y víctima del mismo cuando los números rojos desatados por la anterior gran crisis amenazaban la línea de flotación de la economía municipal, a la vez que los escándalos de presunta corrupción sacudían el Ayuntamiento.

Todo esto ya es definitivamente historia desde el viernes, aunque estaba tan descontado que el enterramiento sólo mereció unos comentario de pasada de los portavoces del PSC y Cs, una vez que la concejal de Hacienda, Mariluz Caballero, hubo desgranado su impacto en las cuentas de 2021.

Así las cosas, el pleno aprobó un presupuesto consolidado de 182,2 millones de euros, de los cuales 122 corresponden al ayuntamiento y el resto a las empresas municipales. El montante es un 46% inferior a los 344 millones de 2020, cuando el Hospital de San Joan aún computaba.

Máximos históricos

Lejos queda el máximo histórico presupuestario, alcanzado en 2011 con 396 millones de euros, aunque con un nivel de deuda que también tocó los 400 millones en los meses siguientes.

Más allá de nostalgias, el montante actual proyecta una fotografía más acorde con la dimensión del municipio. Los 182 millones de presupuesto consolidado se situarán por debajo del de ciudades de mayor población, caso de L’Hospitalet de Llobregat (263 millones), Badalona (268), Terrassa, (257), Sabadell (233) o Tarragona (215). De ellas, sólo Badalona tiene un grupo de sociedades municipales de peso superior al que mantiene Reus, mientras Terrassa o Tarragona también incorporan empresas públicas significativas en su balance, aunque de menor volumen que el grupo reusense.

Pese a que el presupuesto consolidado del Ayuntamiento de Reus se haya reducido casi a la mitad, seguirá estando por delante de municipios mayores o equiparables, como Lleida y Girona.

Recordemos que Reus Serveis Municipals mantiene las sociedades de aguas, aparcamientos y mercados, promoción económica, deporte, funeraria y una parte menor de las de salud.

Otra cosa es la lectura política de esta nueva dimensión. El poder y la capacidad de influencia y gestión que permitió levantar el nuevo hospital ya no existe, como tampoco los problemas económicos, laborales y políticos que para el consistorio comportaba asumir un servicio básico como la sanidad, que no le es propio y cuyo tamaño superaba al del propio ayuntamiento.

El tiempo aclarará si los ciudadanos de Reus han salido ganando o perdiendo con el cambio.


El Ayuntamiento adelgaza sin el Hospital y la deuda baja a fuerte ritmo

El traspaso del Hospital de Sant Joan al CatSalut deja un fuerte impacto en las grandes cifras municipales. Así, el grupo Ayuntamiento pierde la mitad de sus trabajadores, como refleja el Capítulo I del presupuesto consolidado –la partida destinada a pagar las nóminas–, que se reducirá un 51,3% en 2021. 

La incidencia en la deuda municipal también es considerable. Las últimas estimaciones apuntaban a que la venta del Hospital  y la asunción de sus créditos por la Generalitat implicarían una reducción del endeudamiento de entre 49 y 53 millones, aunque esta es una cifra compleja de fijar con exactitud porque la relación entre la deuda del Hospital y la del Ayuntamiento no siempre es directa.

Esto es así porque parte de los pagos del crédito del Hospital llegaban como transferencia directa de la Generalitat al consistorio por el valor de la amortización, mientras otra parte del préstamo se pagaba por transferencias de la Sociedad Anónima Municipal Hospital Sant Joan a la empresa Reus Serveis Municipals, por lo que el Ayuntamiento no abonaba directamente esa parte del crédito. 

En cualquier caso, y pese a que habrá que esperar a la liquidación del ejercicio 2020 para saber el importe exacto de las deudas con los bancos, la previsión apunta a que podría situarse alrededor de los 122 millones de euros, lo que significaría una reducción de 63 millones respecto al cierre de 2019. Teniendo en cuenta que al finalizar 2012 la deuda alcanzaba los 385 millones de euros, el descenso en ocho años ha sido de la friolera de 263 millones. En este sentido, la concejal de Hacienda, Mariluz Caballero, avanzó en el pleno del viernes que espera que en 2021 se puedan rebajar otros ocho millones.

Caballero también explico que el traspaso del Hospital comporta además un ahorro anual de 13 millones de euros para el Ayuntamiento. Esta cifra no es un ahorro directo, sino la diferencia entre las amortizaciones globales históricas del grupo, por valor de 21 millones de euros anuales, y el nuevo endeudamiento de 8,5 millones –suscrito para financiar el plan de inversiones–.

Temas

Comentarios

Lea También