Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La nueva junta de la FAVR tendrá que seguir lidiando con el proyecto de la Sedera

Los servicios sociales, la pobreza energética, la atención a la gente mayor o la vivienda digna son otros asuntos que se tendrán que seguir trabajando en la próxima legislatura 

Núria Roca

Whatsapp
El proyecto de la Sedera es uno de los más problemáticos.  FOTO: alba mariné

El proyecto de la Sedera es uno de los más problemáticos. FOTO: alba mariné

La nueva junta directiva que salga de las próximas elecciones de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Reus, que tendrán lugar el 26 de febrero, tendrá mucho trabajo por delante: tendrá que seguir prestando atención a los asuntos relacionados con los servicios sociales (luchar contra la pobreza energética, la atención a la gente mayor y para el derecho a una vivienda digna),  a los temas de seguridad ciudadana y civismo, o al servicio de limpieza y recogida de basura (que ha levantado mucha polémica por la prórroga del contrato a la empresa que presta el servicio actualmente) etc., unos asuntos que, en definitiva, «no se pueden descuidar» observa Rodríguez, ya que son de alta prioridad e inquietud constante para los reusenses.

Por lo que se refiere a las infraestructuras, habrá que estar atento a la construcción del apeadero de Bellissens, al funcionamiento del aeropuerto, a la AP-7 o a la estación intermodal, un proyecto que «el territorio no se cree», lamenta Rodríguez. Queda pendiente, también, llevar la cultura a los barrios, tema en el que «hay que seguir insistiendo», aunque se ha avanzado positivamente en esta línea, asegura el aún presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos. Las entidades vecinales  de la ciudad de Reus participan activamente de proyectos culturales como el Reus Capital de la Cultura Catalana o Reus Ciutat de la Música.

Finalmente, queda pendiente uno de los  temas más candentes de los últimos años, que es el destino del espacio de la Sedera, uno de los proyectos más polémicos en la ciudad y que ha enfrentado a los vecinos y al consistorio. Cabe recordar que el mes de julio pasado, Solvia, la inmobiliaria de Banc Sabadell, puso a la venta el terreno, como propietaria de los terrenos, situados al paseo Misericòrdia. Además, una importante cadena de supermercados, está interesada en instalarse en el solar.

Los vecinos de la zona entienden que el espacio tendría que destinarse para beneficio de la ciudad y hacen sus propias propuestas para que se «respete» su voluntad, no solo del paseo sino también de toda la ciudad y, por ello, proponen que se haga un parque o un equipamiento público para uso de todos los reusenses. Pero lo cierto es que, ahora, «nadie mueve ficha» explica Rodríguez, que teme que hasta pasadas las elecciones municipales no se desencallará el problema y lamenta que se de esta situación porque «no nos gusta estar pendientes» de como terminará el proyecto.

Temas

Comentarios

Lea También