Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La oposición exige a CiU rebajar a la mitad los cargos de confianza en Reus

Pellicer quiere repetir los 14 asesores del anterior mandato, mientras que el resto de fuerzas piden siete y con menos retribución
Whatsapp
Pellicer encara estos días sus primeras negociaciones con la oposición tras ser investido alcalde. Foto: Pere Ferré

Pellicer encara estos días sus primeras negociaciones con la oposición tras ser investido alcalde. Foto: Pere Ferré

 

Doce días después de la constitución del nuevo Ayuntamiento  siguen las reuniones entre los partidos con los ojos puestos en el primer pleno. Se trata de una sesión de gran importancia, ya que está en juego determinar el cartapacio municipal. Hasta la fecha, el principal tema de negociación está siendo la contratación de los cargos de confianza. Y en este punto todavía se está lejos de que el gobierno municipal cierre un acuerdo con el resto de fuerzas o, como mínimo, con las suficientes para poder sumar mayoría.
Esto es así porque, con distintos matices, la oposición en bloque apuesta por reducir a la mitad el número de cargos de confianza mientras que el gobierno quiere mantener los mismos. En la pasada legislatura, el personal eventual  estaba compuesto por 14 personas. De estas, 11 eran designadas por CiU y PP como equipo de gobierno e incluían al responsable del gabinete de alcaldía, el director de comunicación corporativa o a los asesores de programas especiales y de los grupos municipales. Los otros tres restantes correspondían a los asesores de los grupos municipales de PSC, Ara Reus y la CUP.
 Así pues, el organigrama deseado por los partidos en la oposición pasa por unos siete trabajadores eventuales. Por ejemplo, el portavoz de Ara Reus, Jordi Cervera, aseguraba ayer que «es necesario confiar en la gente de la casa porque se lo merece y que no sea necesario recurrir a personal amigo o compromisos». También añadía que «hemos pedido que reduzcan los cargos de confianza a cinco o, como máximo, seis». En esta misma línea se manifestaba ayer la portavoz de ERC,  Noemí Llauradó, quien apostaba por rebajar el personal eventual a la mitad para reducir el gasto de las arcas municipales. En cuanto a los asesores de los grupos municipales, los republicanos sólo contemplan uno por partido. Éste, finalmente, podría ser la medida que se adoptara. 
Si nos remontamos al 2014, el Ayuntamiento de Reus se gastó unos 636.000 euros en 14 cargos de confianza. Por eso, de forma simplista y sin tener en cuenta posibles variaciones, se podría apuntar que el ahorro anual sería de unos 300.000 euros.  A principios de semana, desde el PSC ya solicitaron reducir a la mitad los cargos de confianza y que los concejales de gobierno tuvieran dedicación exclusiva. Una decisión que representaría  suprimir las dietas por asistencia. También aboga por una drástica reducción el Partido Popular. Su portavoz, Sebastià Domènech, recordaba ayer que «desde que estábamos en campaña electoral ésta siempre ha sido nuestra voluntad». 
Sin cambios en las dietas
También se encuentra negociando estos días con el alcalde Carles Pellicer los integrantes de C’s. Su portavoz, Juan Carlos Sánchez,   entiende que podrían mantenerse hasta nueve cargos de confianza, teniendo en cuenta que en sus cálculos suma los tres gerentes de ámbito del consistorio. Para terminar están los integrantes de la CUP, los cuales ya expusieron en rueda de prensa que se opondrán a los sueldos de los cargos electos y directivos por considerar que son «desorbitados». 
En cuanto a los cargos de confianza, tienen intención de convocar una junta de portavoces previa al pleno para tratar la cuestión. En cuanto al número de cargos de confianza, los cupaires no quieren hablar de números sino de un ahorro real.
En el capítulo de las dietas por asistencia en plenos, comisiones informativas y la Junta de Govern Local todo apunta que se mantendrá sin cambios. Así lo corroboraba Noemí Llauradó, quien dejaba claro que ha sido posible por la presión ejercida por la oposición. Los republicanos también criticaron las negociaciones bilaterales que se están llevando a cabo y recriminaron a Pellicer el nombramiento de Marc Arza como concejal y tercer teniente de alcalde. «Pensamos que es poco afortunado el nombramiento de una persona que está siendo investigada por temas de mala praxis en la contratación pública y que, además, sea el encargado de una cartera tan sensible como Promoció Econòmica. Convidamos a la reflexión». Por su parte, desde Ara Reus finalizaban la rueda de prensa lamentando que el alcalde Pellicer acepte ir a la Diputació de Tarragona cuando tendría que dedicarse al cien por cien a la ciudad. El partido municipalista también criticó que no se esté tratando todo lo relacionado con las sociedades municipales ya que la ciudad está pasando «por una situación muy difícil».  

Doce días después de la constitución del nuevo Ayuntamiento siguen las reuniones entre los partidos con los ojos puestos en el primer pleno. Se trata de una sesión de gran importancia, ya que está en juego determinar el cartapacio municipal. Hasta la fecha, el principal tema de negociación está siendo la contratación de los cargos de confianza. Y en este punto todavía se está lejos de que el gobierno municipal cierre un acuerdo con el resto de fuerzas o, como mínimo, con las suficientes para poder sumar mayoría.

Esto es así porque, con distintos matices, la oposición en bloque apuesta por reducir a la mitad el número de cargos de confianza mientras que el gobierno quiere mantener los mismos. En la pasada legislatura, el personal eventual estaba compuesto por 14 personas. De estas, 11 eran designadas por CiU y PP como equipo de gobierno e incluían al responsable del gabinete de alcaldía, el director de comunicación corporativa o a los asesores de programas especiales y de los grupos municipales. Los otros tres restantes correspondían a los asesores de los grupos municipales de PSC, Ara Reus y la CUP.

Así pues, el organigrama deseado por los partidos en la oposición pasa por unos siete trabajadores eventuales. Por ejemplo, el portavoz de Ara Reus, Jordi Cervera, aseguraba ayer que «es necesario confiar en la gente de la casa porque se lo merece y que no sea necesario recurrir a personal amigo o compromisos». También añadía que «hemos pedido que reduzcan los cargos de confianza a cinco o, como máximo, seis». En esta misma línea se manifestaba ayer la portavoz de ERC, Noemí Llauradó, quien apostaba por rebajar el personal eventual a la mitad para reducir el gasto de las arcas municipales. En cuanto a los asesores de los grupos municipales, los republicanos sólo contemplan uno por partido. Éste, finalmente, podría ser la medida que se adoptara.

Si nos remontamos al 2014, el Ayuntamiento de Reus se gastó unos 636.000 euros en 14 cargos de confianza. Por eso, de forma simplista y sin tener en cuenta posibles variaciones, se podría apuntar que el ahorro anual sería de unos 300.000 euros. A principios de semana, desde el PSC ya solicitaron reducir a la mitad los cargos de confianza y que los concejales de gobierno tuvieran dedicación exclusiva. Una decisión que representaría suprimir las dietas por asistencia. También aboga por una drástica reducción el Partido Popular. Su portavoz, Sebastià Domènech, recordaba ayer que «desde que estábamos en campaña electoral ésta siempre ha sido nuestra voluntad».

Sin cambios en las dietas

También se encuentra negociando estos días con el alcalde Carles Pellicer los integrantes de C’s. Su portavoz, Juan Carlos Sánchez, entiende que podrían mantenerse hasta nueve cargos de confianza, teniendo en cuenta que en sus cálculos suma los tres gerentes de ámbito del consistorio. Para terminar están los integrantes de la CUP, los cuales ya expusieron en rueda de prensa que se opondrán a los sueldos de los cargos electos y directivos por considerar que son «desorbitados».

En cuanto a los cargos de confianza, tienen intención de convocar una junta de portavoces previa al pleno para tratar la cuestión. En cuanto al número de cargos de confianza, los cupaires no quieren hablar de números sino de un ahorro real.

En el capítulo de las dietas por asistencia en plenos, comisiones informativas y la Junta de Govern Local todo apunta que se mantendrá sin cambios. Así lo corroboraba Noemí Llauradó, quien dejaba claro que ha sido posible por la presión ejercida por la oposición. Los republicanos también criticaron las negociaciones bilaterales que se están llevando a cabo y recriminaron a Pellicer el nombramiento de Marc Arza como concejal y tercer teniente de alcalde. «Pensamos que es poco afortunado el nombramiento de una persona que está siendo investigada por temas de mala praxis en la contratación pública y que, además, sea el encargado de una cartera tan sensible como Promoció Econòmica. Convidamos a la reflexión». Por su parte, desde Ara Reus finalizaban la rueda de prensa lamentando que el alcalde Pellicer acepte ir a la Diputació de Tarragona cuando tendría que dedicarse al cien por cien a la ciudad. El partido municipalista también criticó que no se esté tratando todo lo relacionado con las sociedades municipales ya que la ciudad está pasando «por una situación muy difícil».

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También